La emergencia sanitaria global por la expansión del Covid-19 impactó fuertemente en la continuidad de todas las actividades productivas. En Argentina, las energías renovables estuvieron entre los sectores estratégicos que pudieron ir retomando actividades.

A partir de decretos presidenciales, las consideradas obras públicas fueron exceptuadas de la «cuarentena» (aislamiento social, preventivo y obligatorio) a partir del 20 de marzo y, desde el 20 de abril, aquellas vinculadas a la generación de energía eléctrica y demás procesos industriales específicos, con autorización previa del Ministerio de Desarrollo Productivo.

PowerChina fue una de las empresas que pudo ir reincorporándose a la actividad en el país, no sin antes garantizar a su equipo las condiciones sanitarias requeridas para retomar las obras.

«El mercado está difícil. Retomar el trabajo al 100% tomará tiempo. Empezamos de a poco para cumplir con las obras pero sin descuidar la salud. Ya contamos con una reserva de 100 mil máscaras para que nuestro equipo las use para el trabajo en sitio, con proveedores y comunidades cercanas», precisó Tu Shuiping, presidente de Power China en Argentina.

Respetuoso de las medidas preventivas ante el coronavirus, el ejecutivo comentó a Energía Estratégica que se encuentra transitando su tercer periodo de confinamiento. Una odisea que inició el 25 de enero en China con medidas extremas para aplanar la curva de contagios en el país, hasta ese entonces el más afectado; continuó con su regreso autorizado al país el pasado 6 de marzo, permaneciendo en aislamiento 14 días por recomendación, y ahora lo mantiene por la cuarentena obligatoria decretada hasta el 10 de mayo.

Mientras sus tareas administrativas se sostienen mediante home office, ya habría un 20% de personal incorporándose en los distintos emplazamientos de proyectos renovables, cumpliendo con medidas de protección y distanciamiento mínimo para hacer avanzar a los proyectos.

Es preciso recordar que la empresa ya ha suscrito contratos por 5 proyectos eólicos y 8 solares en el país, entre proyectos en operación comercial y en obra.

De estos últimos, cada cual tiene sus complicaciones para lograr su finalización durante este periodo especial, fundamentalmente por los recursos disponibles y los permisos necesarios –a veces interprovinciales– para que los trabajadores lleguen al sitio del proyecto. Por lo que, no hay fechas firmes de COD para asegurar durante la «cuarentena» que atraviesa el país.

No obstante, Tu Shuiping se aventuró a considerar que los parques más próximos a inaugurar serán Cauchari I, II y III, que estarían prácticamente listos y podrían estar interconectados en menos de un mes y medio.

Por lo que, este megaproyecto en Jujuy podrá sumarse este mismo semestre a las conquistas de PowerChina operativas en la región Norte y Cuyo del país. Todo dependerá del avance en la Estación de Seccionamiento Altiplano y el tendido de la línea de transmisión para la estación transformadora, a cargo de otra empresa contratada por el Gobierno nacional.

En el rubro eólico, mientras Loma Blanca II (50 MW) entró en operaciones en febrero de este año, el ejecutivo chino aseguró que Loma Blanca I y III ya cuentan con todos los molinos instalados y Loma Blanca VI iniciará el montaje en unos 16 molinos el próximo mes.

En tanto que, el parque eólico Miramar (96 MW) ya estaría en proceso de energización y sólo estarían aguardando a que la provincia retome las actividades habituales para encaminarse hacia el COD.