11 de agosto 2022

Por precio, la contratación a largo plazo de energías renovables conviene ante combustibles fósiles

El seminario web de la SGC y el PMC subraya la necesidad de una reforma del mercado de la energía para tener en cuenta las necesidades a corto y largo plazo y evitar la volatilidad de los precios y los activos bloqueados.


«La respuesta correcta a la actual crisis energética y geopolítica es acelerar la transición energética», dijo José Donoso, Presidente del GSC, al inaugurar el seminario web del GSC «¿Acelerará la crisis energética los compromisos hacia la descarbonización del mix energético?», celebrado en cooperación con Worldwide Carbon Price (WCP) el 27 de julio.

La sustitución de los combustibles fósiles por fuentes de energía renovables no sólo es clave para encaminar al mundo hacia el objetivo de cero emisiones en 2050 y limitar los peores efectos del cambio climático, sino también para lograr la seguridad energética internacional, como han puesto de manifiesto la invasión de Ucrania por parte de Rusia y la presión ejercida sobre Europa con sus suministros de gas.

Sin embargo, continuó Donoso, «una transición exitosa requiere respuestas estructurales a los retos a los que se enfrentan los países de todo el mundo y no medidas ilógicas e incoherentes como la inclusión del gas natural y la energía nuclear en la taxonomía verde de la UE».

Una de las medidas urgentes que se necesitan es garantizar la igualdad de condiciones para las energías renovables, pero los combustibles fósiles se siguen incentivando enormemente en las economías mundiales.

Así, mientras los precios de la energía se disparan debido a la volatilidad del gas natural y el petróleo, los gobiernos emplean recursos públicos para mitigar a corto plazo las facturas de los consumidores

. Los gobiernos, especialmente en los países que dependen en gran medida de las importaciones de gas natural ruso, también están buscando fuentes alternativas para abastecerse de cara al invierno y también están planificando nuevas infraestructuras como regasificadores y gasoductos.

«Estos proyectos -comentó Michele Governatori, coordinador del Comité Científico de la WCP– no estarán listos para el próximo invierno, y si aumentamos la capacidad de electricidad renovable para llegar a la red cero en 2050, el riesgo es crear activos varados que difícilmente se amortizarán». Una cuestión que afecta a toda Europa».

Una transición a medio-largo plazo hacia las renovables puede llevar a los países a la seguridad energética al tiempo que se reducen y estabilizan los precios de la energía.

«Aunque las políticas decisivas de fijación de precios del carbono no se consideren tan necesarias en este momento, dada la actual conmoción del mercado -explicó Governatori-, los escenarios futuros para apoyar una transición energética global deberían incluir instrumentos de fijación de precios del carbono, que planteen una señal de precios adecuada y programable al mercado energético que promueva una descarbonización suave y segura.»

De hecho, «el aumento continuado del precio del gas natural actuará básicamente como un impuesto sobre el carbono a medio plazo», afirmó Gianni Silvestrini, Director Científico del Club de Kioto, que se muestra optimista ante algunos de los efectos a corto plazo de la crisis actual, como el aumento del número de personas que instalan sistemas renovables para reducir sus facturas energéticas, la mayor penetración de instrumentos de eficiencia energética como las bombas de calor, los debates en países como Alemania e Italia para aumentar la generación de electricidad renovable de forma significativa. De hecho, ahora se espera que la demanda de gas hasta 2025 sea menos de la mitad de lo previsto anteriormente por la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

La AIE también ha propuesto medidas que la UE podría aplicar este año para reducir las importaciones de gas de Rusia en más de un tercio, incluyendo en su estrategia el almacenamiento de energía y las acciones de flexibilidad en el lado de la demanda. «Son buenos resultados, pero deberíamos ir mucho más rápido», dijo Silvestrini.

Lograr la igualdad de condiciones para las energías renovables es un reto también en EE.UU. -señaló Gregory Wetstone, Presidente y Director General del Consejo Americano de Energías Renovables-, donde, a pesar de otro buen año para la energía solar, los incentivos para las tecnologías de energía limpia se desvanecen cada vez más, mientras que los combustibles fósiles siguen recibiendo un gran apoyo.

En medio del aumento de la inflación, las preocupaciones por la cadena de suministro y los problemas de política comercial que se espera que ralenticen el ritmo de la transición -dijo Wetstone- es muy necesaria una legislación a favor de las renovables. «La necesidad es clara y la tecnología está ahí, así que lo que nos falta es el impulso político global y realmente no hay excusa para no avanzar«, concluyó.

El nuevo proyecto de ley de 370.000 millones de dólares presentado recientemente como parte de la Ley de Reducción de la Inflación de 2022 es, sin duda, una buena noticia, ya que representaría la mayor financiación para el clima jamás vista en EE.UU., pero aún debe ser aprobado por el Senado y la Cámara de Representantes en pleno. El plan supondría unas inversiones muy necesarias en energías renovables, eficiencia energética y tecnologías verdes, y garantizaría una reducción del 40% de las emisiones de CO2 para 2030 en comparación con 2005.

La reacción social ante el aumento de los precios de la energía y la inflación general va a ser grande, explicó Natalia Fabra, catedrática de Economía de la Universidad Carlos III de Madrid, destacando los riesgos de depender únicamente de un mercado energético a corto plazo.

«Las renovables empujan los precios de la electricidad hacia abajo, cerca de los costes marginales, y sin una planificación adecuada, cubrir los costes medios de inversión será cada vez más difícil», dijo Fabra. Por ello, es necesario un mejor diseño del mercado que tenga en cuenta también las necesidades a largo plazo y las características de las renovables, acoplando los mecanismos de fijación de precios a corto plazo con instrumentos de contratación a más largo plazo, como las subastas, para que los proyectos renovables sean atractivos para los inversores y más competitivos.

«La demanda de electricidad varía rápidamente, por lo que necesitamos un mercado líquido que se ajuste en tiempo real, pero esto no significa que tengamos que remunerar cada fuente de energía a corto plazo», dijo Fabra, cuestionando un enfoque tecnológicamente neutro. Sin embargo, concluyó, «los mercados estables a largo plazo no van a surgir de forma espontánea, necesitamos reguladores activos y buenas normas de contratación, y tenemos que entender que la contraparte de esos contratos de renovables a largo plazo somos todos, porque somos todos los que nos beneficiaremos de ellos».

«La mejor solución es una combinación de diferentes tecnologías como el almacenamiento de energía -que a gran escala ya es más barato que las plantas de gas-, el hidrógeno verde, los interconectores, los sistemas innovadores de respuesta a la demanda. Los gobiernos se centran con demasiada frecuencia en acciones a corto plazo, mientras que aumentar la ambición de descarbonización a medio y largo plazo y emplear los mecanismos de mercado adecuados puede proporcionar seguridad a los inversores y a los consumidores», dijo Gianni Chianetta, director general de GSC, al cerrar el seminario web.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reciba las Noticias

Tildá los países de tu interés
Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Edición Cuarta Edición 2020
Edición Tercera Edición 2020
Edición Segunda Edición 2020
Edición Primera Edición 2019

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com