Tras dos días de negociaciones, los ministros que participan en la cumbre del clima que se celebra en París no alcanzaron consenso en ninguno de los grandes puntos de discordia. «Ahora estamos en una fase crítica«, sostuvo Harjeet Singh, de la organización ambientalista Action Aid.

La Unión Europea (UE) y 79 naciones de Africa, el Caribe y el Pacífico reclamaron un acuerdo ambicioso y vinculante, que también contenga una meta clara a largo plazo para la protección del clima.

Tras bambalinas se desarrollan intensas conversaciones entre los dos mayores emisores de gases de efecto invernadero, Estados Unidos y China, según señalaron varios parlamentarios europeos.

Hoy está previsto que se presente un nuevo borrador del texto. En realidad la presidencia francesa de la COP21 se propone mostrar un acuerdo hasta mañana, para que el viernes pueda cerrarse el primer acuerdo del clima a escala mundial, que limite el calentamiento global causado por la emisión de gases de efecto invernadero.

En el controvertido tema central de las ayudas financieras para países en desarrollo hubo avances en pequeños puntos, dijo Karsten Sach, negociador por Alemania. «Pero en las grandes cuestiones, por ejemplo quién paga, aún no hay claridad«, afirmó.

Las naciones industrializadas reclaman que posteriormente por ejemplo también los ricos Estados petroleros provean fondos para la protección del clima y la adaptación al calentamiento global a las naciones más pobres.

Los ambientalistas temen que el acuerdo se quede corto en un punto decisivo. Como las metas presentadas hasta ahora por los países no son suficientes para limitar el calentamiento global a un máximo de dos grados como se había planeado, muchos países quieren revisarlas e intensificarlas cada cinco años.

Aún no está claro cuál sería el año de inicio, dijo la ministra alemana de Medio Ambiente, Barbara Hendricks: si 2018 o 2019, como lo propuso el secretario general de las Naciones Unidas Ban Ki-moon, o por ejemplo recién 2024, como reclamaron algunos países.

Mientras tanto, se conoció que Alemania lidera la invención de tecnologías sostenibles en Europa, con casi la mitad de los descubrimientos realizados en ese país, según indicaron la Oficina Europea de Patentes y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Solamente ese país europeo registró 38.575 patentes en el periodo entre 1995 y 2011, seguido de Francia con 12.345.

Seis países son responsables de más del 80 por ciento de las invenciones, apuntó el reporte difundido al margen de la cumbre. Los otros cuatro son Reino Unido, Italia, Suecia y España.

Benoit Battistelli, presidente de la oficina de patentes, sostuvo que se necesitan nuevas tecnologías para combatir el cambio climático.

Comportamiento

El índice sobre protección climática, que elaboran las organizaciones Germanwatch y Climate Action Network (CAN), muestra una prometedora tendencia global hacia una reducción de las energías fósiles y un aumento de las renovables.

El informe muestra poco movimiento entre los países a la cabeza y a la cola de la lista: Dinamarca sigue encabezando el índice gracias a su exitoso programa de eficiencia energética y energías renovables, mientras Arabia Saudí sigue en último lugar debido a su gran dependencia del petróleo.

De todas maneras, ningún país está haciendo realmente lo necesario para limitar el calentamiento global a un máximo de 2º.

En la lista se destacan también el Reino Unido, por su anuncio de abandonar la energía a partir del carbón, seguido de Suecia (6) debido a su alta eficiencia energética. Francia, que se sitúa octavo, Portugal (19), Alemania (22), India (25) o México (28), tienen un desempeño «bueno». EEUU (34), China (47) y España (41) califican como «pobre», mientras que Argentina (48), Japón (58) y Australia (59) de «muy pobre«.

Fuente: La Capital.