Si bien algunos actores del mercado consideran que la CREG se enfocará a seguir trabajando sobre los modelos presentados de estandarización de contratos entre privados a pesar de la cuarentena obligatoria, otros no creen que sea así.

Entre las fuentes consultadas por Energía Estratégica, los menos optimistas señalan que la CREG, a través de la  Resolución 050, dejó en claro que los modelos de la Bolsa Mercantil y de Derivex deberán esperar.

Si bien la resolución habla del cese de actividades hasta el 31 de marzo, desde el sector consideran que el plazo será ampliado hasta mediados de abril, en consonancia con la cuarentena que decretó el Presidente Iván Duque.

Esto hará que los plazos se extiendan “algunos meses más”, opinó un empresario que prefirió no revelar su identidad, ligado a uno de estos mecanismos que permitirán el traslado de precios de la contratación de energía renovables, entre un comercializador y un generador, a la tarifa del usuario regulado.

No obstante, los más optimistas consideran que la CREG seguirá trabajando sobre los modelos y que éstos se aprobarán en los plazos previstos: el de Derivex antes que finalice el segundo trimestre de 2020 y el de la Bolsa Mercantil pasado el segundo semestre.

Uno de los optimistas es Juan Carlos Tellez, Gerente General de Derivex. En diálogo con este medio, el directivo explica que “lo que falta para que el ‘Mercado Anónimo Estandarizado’ (MAE) –mecanismo que presentó Derivex- esté en funcionamiento es mínimo”.

Tellez asegura que la compañía está avanzando en los requerimientos que le exigió la CREG ante la Superintendencia Financiera y la Cámara de Riesgo Central de Contraparte (CRCC), y que el mes entrante enviará un comunicado a la entidad reguladora de energía informando estos avances.

En el peor de los escenarios, los modelos podrían empezar a funcionar sobre el último trimestre de este año.

El mecanismo de Derivex

Según explicó Tellez en una entrevista con Energía Estratégica (ver nota), el modelo de Derivex tiene como principal ventaja que “puede hacer más rentable el negocio de comercialización de energía eléctrica y, al mismo tiempo, trasladar un precio justo y eficiente al usuario final”.

“Derivex es un mercado continuo donde todos los días se pueden comprar y vender contratos de futuros de energía eléctrica. Se pueden fijar plazos anuales y mensuales, funciona de manera similar a un mercado de derivados de divisas, donde usted se puede cubrir de la volatilidad del precio del dólar, aquí se cubre de la volatilidad del precio de la energía eléctrica”, resaltó.

Destacó que en ese modelo, “la negociación y la liquidación de las operaciones es totalmente anónima, lo que permite que, sin importar el poder que puede ejercer un determinado agente del sector eléctrico, aquí todos los agentes participan en igualdad de condiciones”.

“Aquí no importa a quién le estoy comprando o vendiendo energía, lo importante es que se puede fijar un buen precio y que le garantizan el cumplimiento del negocio. Adicionalmente se encuentra información pública de todas las transacciones, solo precios y cantidades negociadas, lo que permite información oportuna al mercado eléctrico para una adecuada toma de decisiones”, indicó Tellez.

El mecanismo de la Bolsa Mercantil

En una entrevista con este medio, Alejandro Lucio Chaustre, Director de Óptima Consultores y uno de los cerebros detrás del diseño del Mercado de Contratos de Energía Eléctrica (MCE) de la Bolsa Mercantil comentó los pormenores del modelo presentado ante la CREG (ver nota).

“Se trata de un mecanismo de subastas recurrentes de contratos de suministro de energía eléctrica con plazos de 1, 3, 5, 10,15 y 20 años”, anticipó Lucio.

Y amplió: “Se trata de la negociación centralizada de contratos con una minuta estándar, con garantías de participación, pago y cumplimiento definidas en el mismo y con las seguridades propias de un administrador independiente, vigilado por la Superintendencia Financiera de Colombia y con los más altos estándares de seguridad de la información, ejecución de las subastas, compensación y liquidación de las operaciones, en resumen, las garantías que da al mercado una bolsa o mecanismo tipo “exchange” independiente”.