A fines de abril, el Gobierno de la Provincia de Mendoza lanzó el “Programa de Fomento a la Inversión Estratégica”, el cual tiene como objetivo incentivar al sector de las energías renovables e impulsar inversiones de carácter estratégico para la jurisdicción tanto en energías como en el sector comercial, TICs y la agroindustria.

¿De qué manera? El Gobierno provincial, a través del decreto 539/2017, creó esta herramienta financiera que tiene como límite de entrega 1.000 millones de pesos de acuerdo a lo establecido por la Ley 8.923.

Se trata de bonos fiscales que podrán ser transferibles y deberán ser destinados a la inversión en bienes de capital y obras de infraestructura, pudiendo ser utilizada para el pago de Ingresos Brutos durante un período de 5 años. El proceso cerró el 26 de junio y fue exitoso. Se presentaron 163 propuestas que alcanzarán los 8.200 millones de pesos.

En diálogo con Energía Estratégica, Emilio Guiñazú, subsecretario de Energía y Minería de Mendoza, explicó que en estos momentos están evaluando las ofertas recibidas. El 18 de agosto próximo se conocerán aquellos que han calificado, los cuales, por reglamento, tendrán 10 días para expedirse y validar el beneficio fiscal solicitado.

El funcionario reveló que entre el centenar de propuestas se destacan tres proyectos para el montaje de fábricas de paneles solares fotovoltaicos por un total de 250 MW, emprendimientos que serán capaces de movilizar 200 millones de pesos.

De avanzar estas propuestas, la Argentina duplicaría el número de fábricas radicadas en el país, ya que hasta el momento existen: Solartec, LV-Energy y LEDLar.

Entre los proyectos de Mendoza, uno de ellos corresponde a la asociación entre Control Point y LV-Energy, para una planta de 20 MW; los otros dos proyectos serán de mayor envergadura y enfocarían su producción a grandes parques solares.

Lea también: “Empresas argentinas se asociarán para fabricar paneles fotovoltaicos en Mendoza”

Por otro lado, se destacan propuestas como el montaje de una fábrica de estructuras metálicas y seguidores –trackers- para parques solares, proyectos para inversores de conversión de frecuencia y emprendimientos vinculados a la fabricación de soluciones de energía solar térmica y de luces eficientes LEDs.

“No todos van a poder recibir el bono fiscal o no todos podrán recibir la totalidad que están demandando pero si esto sale bien, es exitoso, con seguridad vamos a seguir trabajando en programas de esta naturaleza”, destacó Guiñazú.

El subsecretario de Energía y Minería enfatizó sobre la importancia de esta propuesta para Mendoza: “con este mecanismo apuntamos a la creación de empleo privado. La Provincia tiene muy claro que la única recuperación económica posible es a través de la generación de empleo privado y productivos”.

“Queremos romper el paradigma de que se siga incrementando la presión tributaria a través del empleo público; queremos reducir la presión tributaria generando empleo privado porque esa es la única forma en que puede crecer la economía de manera sustentable”, remató Guiñazú.

Otros proyectos renovables

Además, según trascendió, el 18 por ciento de las propuestas del «Programa de fomento a la inversión estratégica» buscó desarrollar obras térmicas, de biomasa y, en su mayoría, fotovoltaicas, por más de 8.500 KW de potencia instalada distribuida.

Guiñazú explicó que gran parte de tales conexiones de generación distribuida mediante energías renovables corresponden a empresas como viñedos y centros comerciales que deberán adecuarse a la Ley 27.191, en carácter de Grandes Usuarios.

Además, aseveró que parte de este total corresponden a particulares con intenciones de inyectar energía a la red gracias a la regulación que tiene la Provincia de Mendoza desde el año 2015.

Lea también: “Mendoza mejora tarifas a los usuarios por utilizar energías renovables”