El miércoles pasado, a la mañana, en el congreso AIREC WEEK 2018, se desarrolló uno de los paneles que mayor interés despertó en el evento, titulado “Recaudo de capital en Argentina a través de la definición de directrices para los PPA y que garanticen la financiación del proyecto”.

Fue protagonizado por dos referentes de la banca internacional y dos de la nacional: Michael Ratliff, Director General del Overseas Private Investment Corporation (OPIC); Juan Payeras, Jefe de inversiones del IFC;  Manuel Puelles, Gerente Corporativo del Banco Hipotecario; y Adrián Campassi, Jefe de Proyectos de Inversión del Banco Ciudad.

Uno de los aspectos que surcó la charla fue la crisis financiera desatada a fines de abril de este año, la cual provoca que algunos inversores no consigan créditos de la calidad necesaria para apalancar sus proyectos.

“El contexto cambió, no solo en la Argentina sino en el mundo. La tasa estadounidense estaba en un 1 (por ciento) y ahora está en 3,20, lo que generó que salieran los fondos para irse a Estados Unidos”, efecto que impactó y duplicó el riesgo país, recordó Puelles.

“Esa volatilidad provoca que la certeza de fondos para proyectos del RenovAr 2 y del RenovAr 1.5 que no tengan un contrato de crédito firmado hace que existan dudas sobre si se van a poder financiar, por el costo del financiamiento”, observó el Director Corporativo del Banco Hipotecario.

Hoy existen 20 proyectos de la Ronda 2 que aún no han logrado celebrar el contrato de abastecimiento de energía (PPA, por sus siglas en inglés) con CAMMESA.

Por su parte, Michael Ratliff, el Director General del OPIC fue un poco más optimista. Confesó que ya han financiado un proyecto de la Ronda 1, otro de la Ronda 1.5 y dijo que están revisando dos emprendimientos de la Ronda 2.

Lea también: «Se firmaron tres nuevos contratos de la Ronda 2 por 300 MW y aún restan hacerlo otros 20 proyectos»

“Evidentemente algunas condiciones han cambiado; por ejemplo, la garantía de liquidez es por menor plazo que las primeras rondas pero al mismo tiempo yo creo que hay mucha menos incertidumbre de la que había en la Ronda 1”, destacó.

Y explicó: “hay que pensar que ese momento en Argentina tenía poco más de 200 MW eólicos, lo que generaba una gran incógnita: si toda la capacidad que se esperaban iba a tener problemas operativos, de instalación, de transporte”.

“El programa renovar en si tenía lineamientos claros pero había muchas incógnitas que a la postre se cumplieron bien y eso generó que mucho los proyectos adjudicados se hayan desarrollado”, completó Ratliff.

Puelles compartió la mirada de su colega pero en parte. Aclaró que para la construcción de los proyectos hay mayor seguridad pero no así desde el punto de vista financiero.

Un importante banquero recordó a Energía Estratégica que, previo a la crisis financiera, la banca estaba otorgando créditos de entre el 7 y el 8 por ciento. ¿A tasa lo hace ahora, en esta coyuntura?

Con picardía, el moderador de la charla, Ramiro Gómez Barinaga, asesor jurídico de la Subsecretaría de Energías Renovables de la Nación, les formuló la pregunta a los ponentes. “La que mejor podamos”, respondían ante la risa cómplice del público. Sólo Puelles se animó a esbozar alguna cifra: “por los dos dígitos”.

“Nuestros costos han cambiado, nuestro fondeo ha cambiado y obviamente el costo del capital ha cambiado”, justificó Adrián Campassi.

“Un problema que encontramos es el plazo. Estos proyectos requieren financiación por 7, 10, 12 o 15 años y para la banca a nivel local es difícil tener ese plazo a tasas razonables para que se realice una buena inversión, y este año se ha hecho más difícil para ofrecer una buena inversión financiera volcada a estos proyectos”, agregó el Jefe de Proyectos de Inversión del Banco Ciudad.

La garantía del Banco Mundial, ¿permite una mejor calidad de crédito?

“Es fundamental el sponsor a la hora de prestar el dinero”, sentenció Campassi, del Banco Ciudad, minimizando la garantía del organismo multilateral, principalmente por lo engorroso del trámite a la hora de tener que ejecutarla.

Pulles respaldó la frase. “Como banco local, a la garantía de Banco Mundial la vemos más como un sello de calidad, porque significa que la entidad estuvo detrás de todo el proceso. Pero no como una garantía real y ejecutable”, opinó el Gerente del Banco Hipotecario.

“Considero más importante el sponsor, al que yo puedo ir a golpearle la puerta y exigirle el pago que corresponda si ese proyecto fracasa”, redondeó.

No obstante, Ratliff, del OPIC, manifestó una posición totalmente distinta, representando la óptica de la banca internacional. “Desde nuestra perspectiva, no tiene nada que ver el sponsor o las cláusulas del PPA. Esto no deja de ser importante, pero el asunto clave para nosotros es el tema del riesgo argentino”.

Lea también: «Se consolida el mercado: menos empresas toman garantías del Banco Mundial»

“La situación macro ahora nos ha recordado que las cosas pueden cambiar rápidamente en la Argentina y ese es el asunto clave. Por eso para nosotros es importante garantías como el FODER o Banco Mundial”, explicó.

Y sentenció: “si yo debiera financiar un proyecto con o sin garantía del Banco Mundial, obviamente me quedo con el que tiene la garantía”.

Por su parte, Juan Payeras, del IFC, opinó que si bien el respaldo de organismo multilateral es importante “no es una variable condicional” para bajar la tasa de interés pero sí un factor más que pudiera ayudar a reducirla, entre otros, como la calidad del sponsor.

“Curiosamente, por más que formamos parte del grupo del Banco Mundial, los dos proyectos que financiamos no tienen su garantía, pero creemos que son que es un elemento importante de refuerzo”, señaló.

Y remarcó: “nosotros preferimos ir con sponsors que conocieran bien el mercado argentino, y si hubieran tenido la garantía de Banco Mundial hubiese sido un plus más. Pero para nosotros no fue fundamental sino entenderse con sponsors que realmente conocieran la realidad del mercado local”.