El Programa Hogares Solares en redireccionar subsidios eléctricos hacia inversiones para techos solares, evitando costos de generación y transmisión eléctrica para el gobierno y distribuidoras, además de reducir el costo de la energía para los usuarios.

Para explicar las oportunidades de su implementación en distintos mercados de Latinoamérica, Iniciativa Climática de México (ICM) organizó un evento internacional para tal fin.

En el mismo, participaron José Antonio Urteaga, especialista Senior en Energía del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Daniel Chacón Anaya, director del área de Energía en ICM y Eduardo de la Peña, socio de Deloitte Asesoría financiera.

«El programa Hogares Solares, que impulsa ICM, permitirá tener un esquema de financiamiento inteligente, efectivo e eficiente que posibilite que las familias tengan tecnología de generación distribuida fotovoltaica en sus propios hogares y la puedan pagar logrando inclusive un ahorro de lo que venían pagando en su factura eléctrica», introdujo José Antonio Urteaga, referente del BID.

Por su parte, Daniel Chacón Anaya de ICM agregó que “una vez terminado el pago del financiamiento, la electricidad es gratis y desaparece el costo financiero para el Estado y todos los mexicanos”, haciendo referencia a su propuesta inicial de aplicar este programa en México.

ICM propone transformar subsidios eléctricos en bonos solares para generación distribuida

Pero de acuerdo a lo planteado durante el evento «Soluciones Solares para reactivar la Economía en América Latina», este programa Hogares Solares podría ser replicado en toda la región.

“Donde haya subsidios a tarifas, se permita la participación del sector privado y haya irradiación solar este proyecto tiene sentido. El secreto es en qué nicho, con qué tarifas y la forma de estructurarlo con el marco normativo para que sea bancable”, consideró Eduardo de la Peña, socio de Deloitte.

De acuerdo a este asesor, un estudio realizado por su empresa demuestra que en la experiencia mexicana el programa presentaría beneficios adicionales a los monetizados en un primer análisis, en tres principales ejes:

Energéticos

-Ahorro de gas natural: 72.26 millones de ft3 diarios ahorrados en consumo para generación. Ahorro equivalente a 5.3% de la importación de gas natural a nivel nacional.

-Ahorros en pérdidas de transmisión: se reducen las pérdidas de energía en las redes eléctricas

-Confiabilidad del sistema:el programa permitiría desahogar los sistemas de transmisión y distribución, reduciendo las fallas de suministro.

Económicos 

-Uso eficiente de recursos públicos: ahorro de $27,103 mdp en líneas de transmisión. Incremento de inversión pública destinada a proyectos en ~5%

-Contribución de PIB: incrementos en el PIB y en el ingreso per cápita de los hogares como en otros países en desarrollo (por la reducción en el gasto de los usuarios)

-Incremento en el valor comercial de inmuebles con techos solares instalados: beneficio que impacta en el usuario final por cada kW de capacidad instalada

-Generación de empleos: se estima que el programa generaría aproximadamente 4200 empleos directos de operación y mantenimiento

Ambientales

-Aprovechamiento de espacios no utilizados: área de ocupación estimada en 1,218 hectáreas en azoteas

Reducción de consumo de agua para uso social: ahorros de 4.27 millones de m3 de agua por año. Ahorro monetizable en $1902 mdp