El proyecto consiste en una planta de producción de biogás, que transforma residuos orgánicos de industrias de la región en energía renovable y fertilizante orgánico. La capacidad máxima de generación es de 1,2 MW de potencia, de los cuales 0,72 MW se venden a través de un contrato con Cammesa a 20 años según la ronda Renovar 2 y el resto en el mercado spot y autoconsumo.

En promedio generará también unas 10 toneladas diarias de fertilizante orgánico de alto valor nutriente.

La planta de Resener recibe residuos de cereal de plantas de acopio de Bahía Blanca, cereales húmedos y barro orgánico de maltería, barros orgánicos de una papelera de la región y línea verde de frigoríficos.

Puede recibir sustratos (residuos de otras industrias) siempre que sean orgánicos, provenientes de aceites descartados de la producción de malta y biocombustibles, otros efluentes de frigoríficos, residuos del proceso de la industria del papel, y también restos orgánicos de cualquier planta industrial de la región que pretenda –previa evaluación- enviarlos y convertirlos en energía renovable.

Para ello la planta cuenta con las aprobaciones del Organismo para el Desarrollo Sostenible (OPDS)

La energía se produce a partir de la combustión del biogás generado en un equipo electrógeno de 1.240kw de potencia y 400V de tensión. Luego se eleva la tensión a 13.200V mediante un par de transformadores instalados a tal fin, y se inyecta en la línea de la Cooperativa Eléctrica Colonia La Merced.

Su consumo se producirá en la zona aledaña, puesto que se trata de una central pequeña (1,2 MW, en comparación con los parques eólicos de 100Mw, demuestra que es pequeña). Sin embargo, la energía se vende directamente a Cammesa SA a través de un sistema de medición online y un contrato con ella celebrado bajo la convocatoria Renovar 2 en el año 2018.

El material orgánico ingresa a la planta luego de realizar un control de peso en la balanza propia que se encuentra en su acceso. Si es material seco, se acopia en las celdas de hormigón construidas a tal efecto hasta el momento de su procesamiento.

Si es material húmedo o mayormente líquido, va directamente a proceso ingresando en uno de los dos hidrolizadores, que son tanques de hormigón armado de 2 metros de altura y 10 metros de diámetro.

Allí permanece un tiempo recirculando mediante bombeo para el triturado de sus componentes y homogeneizado de la mezcla, cuya composición es previamente determinada en laboratorio.

Esta mezcla se bombea luego al biodigestor primario N° 1.

Estos biodigestores, primarios, también de hormigón armado, son cilíndricos, de 5 metros de altura y 21 metros de diámetro, aislados térmicamente, calefaccionados y agitados.

El líquido (que llamamos biol), va pasando al biodigestor N° 2 y luego al N° 3, y por último al biodigestor secundario, que es una pileta de 35 x 50 metros donde se produce el pulido final del líquido entregando allí virtualmente todo su potencial de biogás por biodigestión anaeróbica de los sustratos orgánicos.

El biol en gran parte se recicla y vuelve al inicio del proceso previa separación de su fracción sólida. En todo ese tiempo de permanencia del líquido en los biodigestores primarios y secundario, el biogás generado es conducido por sendas cañerías a un equipo de tratamiento para extraer su humedad y gas sulfhídrico.

Allí se lo comprime convenientemente para luego ingresar al equipo generador de energía eléctrica de 1,24 MW de potencia en 400 Volts. Luego se eleva la tensión para inyectarlo en la línea de distribución de media tensión.

La central también cuenta con una antorcha de seguridad para el caso de que frente a un exceso de producción de biogás que por alguna parada no pueda ser consumido por el generador, o para ir enriqueciendo el biogás, éste se queme de forma segura.

Qué tipos de energía utiliza la planta?

La central utiliza tanto energía eléctrica proveniente de la misma línea sobre la que inyectará energía como la propia energía que genera. Calefacciona los biodigestores mediante serpentinas abastecidas por calor proveniente del propio generador de energía.

El sistema de calefacción de las oficinas se ejecutó a través de radiadores por los que circula agua con calor proveniente del mismo equipo. Y además la planta cuenta con la posibilidad de autoabastecerse de energía eléctrica si las condiciones económicas lo aconsejaran. Es decir que la central es totalmente autosustentable en determinadas condiciones.