No hay suficiente cantidad de gente capacitada en este momento en el país para atajar la cantidad de mano de obra que puede surgir de esta apuesta que pretende desandar el Gobierno”, afirma categóricamente el profesor Ariel González, miembro de la Asociación Argentina de Energía Eólica (AAEE) y especialista en energías renovables, con expectativas frente al llamado a licitaciones por proyectos de energías renovables que lanzará el Gobierno nacional el 16 de mayo.

Funcionarios nacionales precisaron que en esta primera etapa de subastas se buscará montar entre 800 y 1.000 MW, lo que según González requerirá de 4.000 a 6.000 puestos de trabajo, aproximadamente. Y calcula que si para 2018 el objetivo es instalar 3.000 MW, si fueran todos eólicos se necesitará alrededor 10.000 puestos, donde el 60 por ciento serían directos y el otro 40 por ciento indirectos (prestadores de servicios).

En esta coyuntura de despidos masivos estas estadísticas se tornan atractivas. Es por eso que desde la AAEE, en conjunto con el Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET) y otros actores, proyectan comenzar a formar mano de obra calificada para prepararse ante este escenario posible.

González explica que en Argentina hay profesionales bien formados por lo que el desafío no se trata de pegar un salto cualitativo, sino más bien cuantitativo. Indica que la faltante más grande es de técnicos y no tanto de ingenieros, y que para prepararlos se requerirá entre 200 y 700 horas.

El miembro de la AAEE manifiesta que la idea no radica en formar personal sólo en energía eólica sino introducirlos en todas las tecnologías. “Es necesario que entiendan la temática de trabajar con las energías renovables, el idioma técnico que se maneja, códigos de seguridad; tenemos gente calificada pero no específicamente en el rubro, entonces necesitamos capacitarla”, cierra González.