Para todos los equipos ofertados, se exige la certificación en el cumplimento de las normas IEC e IRAM  pertinentes, que implican ensayos certificados de los productos e inspecciones regulares de los procesos de fabricación.
Además, con aportes de fabricantes, y de INTI, CNEA e IRAM, se  han implementado protocolos de ensayos por lotes basados en las normas IEC e IRAM vigentes o en proceso de desarrollo.
Los ensayos de los equipos, de acuerdo a los protocolos de ensayos anteriormente mencionados, se realizan en laboratorios de universidades nacionales y de la CNEA (Comisión Nacional de Energía Atómica). La certificación de los ensayos es realizada por IRAM.
Las pruebas se realizan sobre una muestra seleccionada aleatoriamente de los equipos a ser instalados, y por lo tanto, solo pueden realizarse una vez que la obra ha sido adjudicada y antes del inicio de la misma.
Sin embargo, la clarificación y publicación de este protocolo de ensayos junto a las especificaciones técnicas, obliga a los oferentes a seleccionar los componentes ofertados en función de ello.
PERMER realiza instalaciones en comunidades rurales aisladas de difícil acceso. Por lo tanto la confiabilidad y la robustez de los componentes y de las instalaciones es crítica para la sostenibilidad de sus impactos; y optimizar este aspecto ha sido una de las prioridades del Proyecto, por sobre la velocidad de ejecución.
El esfuerzo realizado por PERMER para perfeccionar los pliegos técnicos y garantizar la calidad de las instalaciones es reconocido por los actores nacionales del sector. Muchos de los equipos que se están instalando, esencialmente los electrónicos, son de fabricación nacional. También la supervisión de la ejecución de obra, que se realiza a través de las provincias siempre apunta a garantizar la calidad de las instalaciones y el respeto de las especificaciones técnicas, lo que ha llevado el Proyecto en varias ocasiones a suspender obras que no se adecuaban a lo exigido.