A finales de marzo, una comitiva integrada por funcionarios nacionales y provinciales visitó Fuerte Esperanza y zonas rurales de El Impenetrable para capacitar sobre los alcances del proyecto PERMER II (Proyectos de Energías Renovables en Mercados Rurales) el cual contempla el plan de instalaciones fotovoltaicas a pobladores criollos y comunidades aborígenes que en esta primera etapa serán 741 instalaciones con una potencia de 100 wp (vatios pico).

Dicha visita, estuvo cargo de la coordinadora de área ambiental Marta Carrizo, el coordinador zonal Alberto Alcain, ambos parte de PERMER Nación (dependiente del Ministerio de Energía y Minería) y el gerente de obra por la Subsecretaría de Energía (Ministerio de Infraestructura) Gabriel Boczar.

Asimismo, los funcionarios explicaron que esta la tarifa se encuentra subsidiada por la provincia en un 53 %, en un convenio firmado en septiembre 2016 con la prestadora de este tipo de servicio (Cooperativa Norte Chaqueño) y se tiene previsto que las obras comiencen aproximadamente para el mes de Junio 2017.

Lea también: «Presentaron PERMER en Misiones: avanzar con renovables en zonas aisladas»

En la oportunidad, también se relevan datos de productores de la zona de Fuerte Esperanza, para el desarrollo de proyectos productivos. Los mismos incluyen bombeo de agua a través de equipos fotovoltaicos y boyeros eléctricos. Luego de finalizado el taller, se realizó una recorrida por zonas rurales donde se constató el actual funcionamiento y la demanda para la futura incorporación de estos equipos.

Energía sustentable con alto impacto social

El Proyecto de Energías Renovables en Mercados Rurales (PERMER) se constituyó en el año 2000 con el objetivo de facilitar el acceso a la energía en poblaciones rurales dispersas, alejadas de las redes de distribución.

El programa subsidia la provisión e instalación para la provisión de energía eléctrica y comunicación – Sistemas fotovoltaicos y/o eólicos individuales – Mini-redes (hidráulica – solar/eólica – híbridas). Además de sistemas solares para fines térmicos (cocinas parabólicas, hornos solares, termotanques solares), para bombeo de agua potable y para generar mayor potencia para proyectos productivos.

La puesta en marcha de cada proyecto se lleva adelante de manera articulada entre la Unidad de Coordinación del Proyecto (UCP) de la Secretaría de Energía de Nación y las provincias, garantizando su implementación federal.

El PERMER permite el acceso a la energía de manera limpia y renovable, constituyendo así, una política de inclusión social que genera una mayor igualdad de oportunidades y una mejora en la calidad de vida de la población.