La reforma constitucional energética propuesta por Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, plantea la cancelación de todos los permisos de generación eléctrica otorgados y los contratos de compraventa de electricidad, así como las diversas figuras de generación privada y las solicitudes pendientes de resolución.

Y desde la Comisión Federal de Electricidad ratificaron esta medida a través de Manuel Bartlett, director general de la CFE, quien días atrás manifestó que no se indemnizará a aquellos contratos y señaló que “para hacer un cambio, se declararán nulos porque no se pueden mantener”.

Siguiendo este tema, Energía Estratégica se contactó con Carlos Aurelio Hernández González, Vicepresidente de Energías Renovables de la Comisión Nacional de Energía de COPARMEX, para conocer la postura de dicha entidad al respecto. 

“Queremos una CFE fuerte y sana, y creemos que solo se logrará de la mano del sector público y el privado, pero rechazamos categóricamente cualquier descalificación a cualquier empresa. Si hay temas que está denunciando el gobierno, deberían existir los procedimientos legales correspondientes contra los responsables”, expresó. 

Y agregó: “En los términos en los que está planteada la reforma constitucional energética, no desincentivará la inversión, la expulsará, porque prácticamente ahora será la CFE quien dicte y mande cómo, a qué precio y qué cantidades les vende los generadores privados, lo que generará distorsiones en el mercado y cortar de tajo la transición energética”. 

Cabe recordar que otro de los puntos a tener en cuenta de la propuesta de AMLO es la desaparición de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), a la cual Bartlett criticó por dar permisos “sin ninguna limitación ni planeación”. Por lo que, de concretarse, las facultades de dicha entidad quedarán en poder de la propia CFE. 

“A partir del 2014 vimos la primera gran liberalización de un mercado en México, que ha dado muchos frutos que permitieron que las empresas tengan la libertad de elegir”. 

“Pero desafortunadamente desde 2018 no se concedieron nuevos permisos de suministro básico ni contratos, lo que hace que con esta reforma se quita de tajo la libertad de elegir de los mexicanos de a quien comprarle la electricidad”, recalcó Hernández González. 

Además, el especialista ahondó en la eliminación de la CRE y dijo que, tras la medida, “la Comisión Federal de Electricidad sería juez y parte, es decir, el principal competidor diciéndole al resto qué sí y qué no”, y que “eliminar la CRE va contrario al Tratado de Libre Comercio”.