No hay a la vista ninguna nueva licitación pública de energías renovables en Panamá. Por lo que, los horizontes de crecimiento de cubrimiento de demanda en el país con generación renovable se reducirían en el corto plazo a nuevos proyectos de autogeneración o contratos entre privados bajo la figura de Grandes Clientes.

Sin embargo, en un comunicado del mes pasado la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP) anunció que suspendía los trámites de registro de contratos de suministro de Grandes Clientes hasta nuevo aviso.

“La industria no está de acuerdo. Se debe gestionar la manera de que ingresen más Grandes Clientes y autoconsumo al mercado, sobretodo porque estos se están incorporando a través de empresas de energías renovables como hidroeléctricas y solar”, señaló Nanik Singh Castillero, director de Energy Experts Global y Potencia Verde.

En una reunión llevada a cabo esta semana entre el Consejo Nacional de la Empresa Privada (CoNEP) y la ASEP, Singh Castillero pudo consultar sobre los cargos de uso de red para grandes clientes al regulador con conocimiento de causa, ya que en Energy Expert Global, junto a su socio el Ing. Rafael Ríos, han gestionado y asesorado más de 60 Grandes Clientes, cuya gran mayoría se han firmado con generadoras con 50% o 100% de sus componentes renovables. Sin embargo, el empresario no recibió respuesta concreta

En esta última reunión, le aseguraron que evaluarán adecuaciones futuras pero que por lo pronto atenderán contingencias para usuarios de menor consumo. Entre ellas, bajar a los clientes de menos de 300 kWh al mes el 50 % de su tarifa y a los de menos de 1000kWh al mes el 30%.

Por su parte, el Sindicato de Industriales de Panamá (SIP) también recomendó al ente regulador de servicios atender nuevas problemáticas que estarían encontrándose en materia de electricidad para hacer frente a las afectaciones en el sector productivo debido a la pandemia del Covid-19.

Entre los pedidos de los industriales, se señaló la necesidad de cambiar el esquema de Gran Cliente en el país y permitir que empresas con más de 50kW puedan acceder a este modelo de gestión energética.

Además, puntualmente sobre energía solar se sugirió eliminar los permisos de construcción para proyectos solares de autoconsumo menores a 20kW (manteniendo la revisión de la empresa distribuidora) y fijar el techo de tope solar para autoconsumo en 20% de la Demanda Máxima hasta que se realice un estudio concluyente de parte de la ASEP o la Secretaria Nacional de Energía que justifique el porcentaje actual.

La respuesta tardó en llegar para aquellos puntos solicitados por el SIP, que fueron remitidos a través de una carta dirigida hace un mes atrás a Armando Fuentes Rodríguez, administrador general de la ASEP.

Recién esta semana se dió a conocer la negativa a aquellos puntos, ya sea porque se adviertió que podría afectar a otros clientes, porque se necesitaría realizar modificaciones por consulta pública o no se consideraría dentro de las competencias del ASEP tomar aquellas decisiones.

Pero urgiría al sector tratar estos temas por las complicaciones que estaría generando la pandemia a empresas que apostaron a la autogeneración o suscripción de contratos de suministro con energías renovables. ¿Cuáles serían? Nanik Singh Castillero comparte dos puntos de análisis:

1- En autoconsumo, la legislación permite producir hasta un 100% de lo consumido y si uno se pasa puede hacerlo en un 25% y se lo van a pagar, no como neteo –como lo está el 100%– sino a precio de generación.

En este punto, Nanik Singh advierte que hay muchas empresas que invirtieron en techos solares que se encuentran cerradas por el aislamiento requerido por el Gobierno y en este mes de inactividad los reportes dirían que “con lo que se produjo y no se consumió en la empresa ya se sobrepasa el 25% y se estaría regalando la energía adicional”.

Eso afectaría los números de las inversiones que realizaron esas empresas para tener un costo más bajo de su electricidad y se verían beneficiadas sólo las distribuidoras.

2-Por otro lado, los Grandes Clientes bajarían su competitividad porque estarían incurriendo en gastos de uso de red mayores a pagar también a las distribuidoras.

El empresario consultado explicó “como Gran Cliente, aunque tú haces un contrato con un generador para bajar tu costo de kilowatt-hora, un buen porcentaje de tu factura se lo tienes que seguir pagando a las distribuidoras (los Cargos de Uso de Red). La relación de costos ahora hace que tu precio del kWh se este disparando en algunos casos hasta el doble y, aunque estés consumiendo menos y la factura venga por menos, pagarás más por unidad”.

La situación podría tornarse insostenible de extenderse la pandemia. Por lo que, desde el sindicato de industriales volverían a trabajar en alternativas para presentar al ASEP; ahora, enfocándose en detalles técnicos, para insistir al regulador a que tome las medidas necesarias para recuperar la competitividad de empresas que apostaron a ser Grandes Clientes o tener autoconsumo renovable y que estarían viendo complicada su caja por fuerza mayor.