La Secretaría Nacional de Energía en Panamá ha venido prestando atención al sector energético renovable en los últimos años y, aún con cambios en el Gobierno, se ha demostrado un interés por la diversificación de la matriz a través de una normativa que brinda seguridad al inversor a largo plazo. 

No obstante, desde el sector privado distintos referentes advierten que la caída del precio de la electricidad, el ingreso de proyectos a partir de gas y la alerta por una eventual sobrecapacidad ha bajado las expectativas del segmento utility scale eólico y solar en este 2021.   

Por eso, empresarios aguardan por señales concretas del Gobierno para impulsar nuevos desarrollos renovables en Panamá que colaboren al cumplimiento de la Agenda de Transición Energética. 

“Licitaciones no hay. Las hubo en el 2012 y no creemos que haya ahora porque ha bajado el precio muchísimo y hay nueva generación entrando”, opinó Patricia Forjan, directora comercial de Ecoener en Panamá. 

Y advirtió: “Una situación que se da ahora en Panamá es que hay quienes tienen plantas pero no tienen a quién venderle energía en estos momentos. Los Grandes Clientes están copados al 100%. ¿A quién vender la energía si el spot a veces llega a cero los fines de semana?”.

El año pasado, el secretario de Energía de Panamá, Jorge Rivera Staff, adelantó que desde el Gobierno evaluaban convertir ciertas instituciones del Estado en Grandes Clientes y convocar al sector para compras conjuntas con aquellas dependencias. Esta noticia puso en vilo al sector. Pero aún no hay anuncios oficiales de cuánto, cuándo y cómo podría concretarse. 

En su momento se calculó que el consumo de electricidad por cubrir sería cercano a un 10% de la demanda diaria en el país. Por eso, Rivera Staff precisó en exclusiva para Energía Estratégica: “Podríamos estar hablando de entre 150 MW y 200 MW de nueva capacidad para cubrir esa demanda”.

Al respecto, la referente de Ecoener en Panamá consideró que al sector le interesaría mucho saber si el gobierno mantiene esa idea, si valorarán las externalidades de las energías renovables y si podrá llegar a definiciones para comunicar este año.

“Es cierto que eso sería maravilloso. Pero bueno, por cómo los precios han caído, no lo sé. Habrá que ver cómo sería la licitación que plantean. Ojalá fuera cierto. De serlo, las plantas de gas se podrían posicionar más en precio pero no son energías renovables, estas serían nuestro peor competidor”.

En tanto, Ecoener proyecta sumar en Panamá entre 50 y 60 megavatios solares en tres años producto de alianzas y contratos con distintos clientes en el país. Además, mientras amplía su presencia en Centroamérica con otros tantos proyectos renovables, como uno fotovoltaico en Honduras, del otro lado del Atlántico avanza con nuevos proyectos eólicos en las Islas Canarias y desde la matriz ya anuncian que ampliarán capital por 200 millones en su salida a Bolsa.