El viernes de la semana pasada, la Subsecretaría de Energías Renovables del Ministerio de Energía y Minería de la Nación, a través de la Disposición 21/2018, declaró como ‘Proyecto Crítico’ al Parque Eólico del Bicentenario.

Esto quiere decir que la empresa Petroquímica Comodoro Rivadavia (PCR), adjudicataria de la central santacruceña de 100 MW durante la Ronda 1.5 del Programa RenovAr, podrá importar los aerogeneradores a tasas 0 por ciento, de acuerdo a la Resolución Conjunta 4-E, lanzada en diciembre del año pasado por los ministerios de Energía y Minería y el de Producción.

Entre los considerandos de la Resolución se indica que los proyectos eólicos adjudicados en las Rondas 1 y 1.5, que suman 1.917 MW de potencia a instalar, tienen previsto importar equipos aerogeneradores dado que en la Argentina no existe “un desarrollo industrial suficiente como para abastecer los aerogeneradores necesarios, con las potencias, en las cantidades y en los plazos requeridos para la concreción de estos proyectos”.

Se trata de beneficios en las alícuotas de importación –del 14 al 0 por ciento- de aerogeneradores de potencia superior a 700 kW para proyectos eólicos que se desarrollaran en el marco del Programa RenovAr y la Resolución 202.

Lea también: «Ronda 2: la industria local participaría del 32% de los proyectos renovables»

Desde PCR informaron a Energía Estratégica que ya el próximo 25 de marzo empezarán a llegar a Puerto Deseado – noreste de la Provincia de Santa Cruz y al sur de la amplia entrada del Golfo San Jorge- las 28 turbinas Vestas de 3,6 MW de potencia nominal que conformarán al parque eólico.

Según señalaron las fuentes, la empresa petrolera apunta a que su central renovable comience a generar energía antes del plazo de operación comercial comprometido: febrero del 2019.

Una vez puesto en marcha, el Parque Eólico del Bicentenario se conectará a la línea de transmisión eléctrica de 132 kV “Petroquímica-Puerto Deseado”, en su trazada adyacente al proyecto.

Como parte de las obras de interconexión, se potenciará la subestación de 500 kV Santa Cruz Norte con un nuevo trasformador de 150 MVA 500 kV/132 kV.

El costo total del proyecto ronda los 150 millones de dólares y generará puestos de empleos directos e indirectos que beneficiará a comunidades de Jaramillo y Fitz Roy.