Trabajadores de la central nuclear Atucha, en Zárate, se encuentran en asamblea y ya anunciaron una medida de fuerza para rechazar 600 despidos que comenzaron a ser notificados el viernes, y aseguran que los telegramas “siguen llegando”.

Empezamos a recibir telegramas el viernes y hoy siguen llegando, vamos a llegar a los 600”, advirtió el abogado de la Unión de Empleados de la Construcción y Afines de la República Argentina (UECARA), Facundo Ocampo. En declaraciones, el representante legal del gremio aseguró que son trabajadores jerárquicos que estaban destinados a completar los trabajos en Atucha III y cuyos contratos vencen el 31 de marzo.

Los primeros avisos de despidos llegaron para capataces, supervisores, administrativos y técnicos, que por ley deben recibir la notificación con 30 días de anticipación. Con esta situación, para fines de marzo llegarían los telegramas para los obreros nucleados en Uocra, por lo que se estima que 2.200 trabajadores quedarían en la calle.

Los contratos se renovaban desde el año pasado cada tres meses y esta era la primera vez que le tocaba renovar a Macri. Vencen el 31 de marzo y el Estado le avisó a las empresas que no lo van a renovar, entonces empezaron a despedir la gente”, advirtió Ocampo. El abogado apuntó al Gobierno nacional y particularmente al ministro de Energía: “Acá nos mintieron. Nos miente Aranguren que es el que tiene la decisión política de hacer o no la obra”.

Los trabajadores se encuentran ahora dentro de la planta, donde realizarán una asamblea para ratificar la huelga en la planta y adelantaron que harán una presentación al Ministerio de Trabajo de la Nación para “que intervenga y suspenda los despidos”. “Le pedimos que convoquen a las empresas y al Estado para que aclare qué van a hacer y lo vuelquen en un acta”, agregó Ocampo a este portal.

Los trabajadores son contratados de las empresas Vialco, Masuero Carmini, DHL, Indigo, Ociba y Dezacor. Según relatan desde los gremios, las firmas recibieron el aviso del Gobierno sobre el fin de las obras y comenzaron a despedir a sus trabajadores.

El conflicto lleva varias semanas. Primero hubo reclamos por pagos atrasados, lo que encendió el alerta y generó una reunión días atrás entre el intendente de Zárate, Osvaldo Cáffaro y el ministro de Energía, Juan José Aranguren. Según el jefe comunal, el funcionario le comunicó la decisión del Gobierno nacional de continuar con las obras del plan nuclear acordado en 2015, durante la gestión de Cristina Fernández, lo que parecería no estar cumpliéndose.

Fuente: INFOCIELO.