Panamá transparenta su estrategia de hidrógeno verde: 7 ejes de trabajo y 30 líneas de acción

Desde la actual administración se refirieron al progreso de su plan para constituirse como un hub de producción, importación, exportación y despacho de energéticos limpios. 

En el marco del proceso de rendición de cuentas de la Secretaría Nacional de Energía (SNE), el comité interinstitucional de hidrógeno verde y derivados de Panamá se reunió para transparentar el grado de avance de sus propuestas para impulsar este vector energético.  

Allí, Rosilena Lindo Riggs, secretaria de Energía, sostuvo que el hidrógeno verde y sus derivados se encuentran en el centro de la innovación disruptiva para la transición energética de corto, mediano y largo plazo. 

“Garantizar que la energía se obtenga con fuentes de energías libres de carbono cada hora, todos los días, en todas las partes será imposible de lograr sin el hidrógeno verde y sus derivados”, argumentó. 

En Panamá ya se sentaron las bases para su constitución como un polo de transformación del hidrógeno verde, mediante su Estrategia Nacional de Hidrógeno Verde y Derivados que contempla la producción de 500,000 toneladas de hidrógeno verde y/o sus derivados al 2030 y cuatro veces esa cantidad para el 2040. 

En detalle, esta estrategia que cuenta con 7 ejes de trabajo y 30 líneas de acción ya tendía un 38,45% de avance, lo que daría cuenta del gran interés de la presente administración de gobierno por impulsar este vector energético. 

En línea con ello, se estaría preparando en este momento el reglamento para la instalación del hub de hidrógeno verde y derivados, incluyendo la coordinación de un proceso de certificación de hidrógeno y también una serie de medidas para facilitar la inversión en infraestructura compartida para este mismo fin en el Atlántico, en el Pacífico y en el centro del país para diversificar la oferta energética de Centroamérica y resto de Latinoamérica y del Caribe. 

“Buscamos fortalecer esa seguridad energética de nuestra región, convertirnos en un lugar de almacenamiento, en un lugar de reserva estratégica para combustibles limpios que impulsen el empleo y la economía local y regional”, expresó Lindo Riggs. 

Aquello no sería todo. Según reveló la secretaria de Energía, estaría en borrador la creación de la Organización Internacional para el Comercio de Hidrógeno (HITO, por sus siglas en inglés) que sería una iniciativa especial de la que Panamá formaría parte activamente.

De acuerdo a sus estimaciones, la inversión regional debería aumentar sustancialmente, duplicándose para el 2030 a 150,000 millones de dólares y quintuplicando para el 2050. En medio de este mercado, Panamá tendría un enorme potencial de convertirse en un eslabón fundamental de la cadena de suministro global para todas las economías, donde la producción del hidrógeno verde es solo parte del proceso de ser ese espacio de almacenamiento y de despacho de una amplia variedad de energéticos como núcleo de la oportunidad para Panamá, en palabras de Rosilena Lindo Riggs, secretaria Nacional de Energía: “ser un supermercado de energéticos limpios para el sector marítimo y el sector aviación”.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *