La Secretaría Nacional de Energía de Panamá publicó la Resolución N.°MIPRE-2021-0049166 el día de ayer, 28 de diciembre del 2021. Autoridades anunciaron que el documento estará bajo consulta pública hasta el 27 de enero del 2022.

El mismo presenta en su anexo la nueva Estrategia Nacional de Acceso Universal (ENACU) que tiene como propósito superar definitivamente la frontera de la pobreza y desigualdad energética a más tardar en el año 2030.

Además, para combatir el cambio climático, su propuesta incluye fomentar la urgente transformación energética basada en las energías renovables. De allí que la estrategia contemple minirredes para dar acceso a áreas no servidas y no concesionadas así como pequeños sistemas de autoconsumo solar fotovoltaico para residencias aisladas de la red eléctrica.

Desde el gobierno aseguran que la implementación de tecnologías de energías renovables en áreas rurales tendrá una prioridad alta. Según detalla el ENACU, las modificaciones propuestas a la Ley 6 de 1997 mediante los resultados de los análisis realizados en la nueva estrategia de acceso serán de apoyo para la modernización y ampliación del sistema de distribución y habilitación de oportunidades para el desarrollo de minirredes y sistemas aislados innovadores.

Esto llevó a que evalúen desarrollar campañas de promoción de diversos modelos innovadores de gestión y de negocio para servicios de energía eléctrica descentralizados, como por ejemplo el de “sistemas solares prepago” para hogares, el uso de minirredes de distribución eléctrica y sistemas solares individuales.

En el caso puntual de minirredes, se sugiere considerar los recursos renovables que mayormente tienen a disposición las comunidades rurales aisladas en Panamá y desarrollar proyectos de minirredes de distribución con plantas hidroeléctricas pequeñas, plantas fotovoltaicas o sistemas eólicos, apoyados con almacenamiento de baterías, así como sistemas híbridos que se integran con la combinación de varios de estos sistemas, todos con carácter descentralizado.

Es aquí donde el desarrollo de un Programa comunitario de formación técnica en Desarrollo y Gerencia de Mini Redes se convierte en un hito clave para avanzar en la reducción de la brecha de acceso universal a la energía, así como en una variable clave para la reactivación económica local.

Por otro lado, una sorpresa fue considerar alternativas de “sistemas solares prepago”. Esto traería muchos retos por lo que una etapa previa obligada debería ser identificar las necesidades institucionales, regulatorias y normativas para la implementación de un esquema de gestión
de servicios de energía eléctrica (como los sistemas solares prepagos) en una zona específica mediante actos de libre concurrencia.

Por ello, se advierte que la ASEP, de común acuerdo con la OER y otros actores claves, debería fijar criterios de calidad diferentes en cuanto a metas de cumplimiento y niveles de tensión para servicios de energía eléctrica en áreas rurales aisladas, de tal forma que estos permitan y faciliten la participación de nuevos actores privados y/o públicos para los nuevos modelos de gestión de servicios de energía eléctrica que incluyan o no renovables.

Es preciso indicar que la ENACU es una estrategia prioritaria en la Agenda de Transición Energética que contempla en su contenido cuatro de los cinco pilares del Plan Estratégico de Gobierno 2019-2024; con lo cual, se espera que las energías renovables sean las más fomentadas en este período.

Reforzando aquello, entre los objetivos que persigue la Agenda se destacan implementar nuevas tecnologías, modelos de negocio sofisticados y herramientas financieras que fomenten la innovación, junto con el empoderamiento de jóvenes y mujeres líderes de comunidades en una estrategia transversal a distintas esferas para lograr el acceso a la energía en todo el país.

En caso de que algún actor del mercado eléctrico panameño quisiera hacer un comentario a la Estrategia ENACU, deberán remitir un correo a la siguiente dirección de la Secretaría Nacional de Energía: [email protected]

Luego de la recepción de aquellos, la Secretaría se compromete a evaluar los comentarios como parte del proceso de Consulta Pública para que en aquellos casos que proceda realizar algún cambio las mejoras se incorporen al documento.