Panamá supera los 50 MW de capacidad solar instalada en redes de distribución, desplegados en unos 1400 sistemas fotovoltaicos, de acuerdo con registros de la Secretaría Nacional de Energía (SNE). Esto apenas representa el 2,5% de su potencial.

Según las proyecciones de la Oficina para América Latina y el Caribe del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA), en las condiciones actuales del mercado, unos 1450 MW de generación solar distribuida (137785 instalaciones nuevas) resultan técnica y económicamente viables.

Ahora bien, aplicando “mejoras” en el mercado, se advierte que el potencial de inversión podría aumentar un 63% e incorporar 112600 instalaciones adicionales que representarían unos 835 MW más; lo que permitiría que Panamá rompa el techo de los 2000 MW de potencia solar distribuida instalada en los próximos años.

De allí es que la Estrategia Nacional de Generación Distribuida (ENGED) genera grandes expectativas por la expansión del mercado, al trazar las bases para atender los principales retos que tiene la industria en la actualidad.

Rosilena Lindo, subsecretaria Nacional de Energía de Panamá, informó a este medio que el Consejo de Gabinete aprobó este mes el documento trabajado durante todo 2021 junto a los distintos actores del sector eléctrico.

¿En qué consiste? Inicialmente, el documento incluye el diagnóstico de la generación distribuida con estadísticas y análisis de regulaciones relevantes para lograr un mayor despliegue. Además, detalla uno a uno los ejes y líneas de acción de la Estrategia a implementar en el corto, mediano y largo plazo.

El primer eje contempla aspectos legales, normativos y regulatorios por implementar. Entre ellos: el fomento al prosumidor y la modernización de la distribución eléctrica. Este punto fue sobre el que más insistió la iniciativa privada durante las mesas de trabajo multidisciplinarias, ya que impulsar a la brevedad mejoras a «las reglas del juego» permitirá el establecimiento de modelos de negocios escalables y rentables para integradores, que se encuentran precisados en el segundo eje estratégico junto a alternativas de innovación tecnológica.

Proyectos demostrativos

La Estrategia plantea una serie de proyectos pilotos a implementar a la brevedad. Estos incluyen el desarrollo de un programa para la instalación de generación distribuida para el autoconsumo de energía en instituciones del Estado (tercer mayor consumidor de electricidad que representa el 13,46% de la demanda) y la implementación de generación distribuida en reemplazo de subsidios eléctricos para el sector residencial.

Ver Anexo