El CEO de Pampa energía, Marcelo Mindlin, buscará quedarse con los fondos del blanqueo de capitales a través del lanzamiento de un Fondo Común de Inversión (FCI). Estará orientado al desarrollo de proyectos de energía renovable y tendrá una renta anual cercana al 6% en dólares. Competirá con los proyectos que se presentan del sector inmobiliario destinados a captar las divisas que ingresen con el sinceramiento fiscal de aquellos que busquen evitar el pago del impuesto del 10%.

Con el sello de Pampa Energía, Damian Mindlin, hermano del empresario y director del holding energético es el encargado de diseñar un Fondo con el que apuestan a captar los US$ 300 millones. Ese es el dinero que la empresa necesita para financiar tres proyectos energéticos vinculados a la explotación de energía eólica en Bahia Blanca. La licitación oficial de estos proyectos se concretará en septiembre.

Los parques eólicos son proyectos de infraestructura muy buscados por los inversores en otros países. En Argentina hay mucho potencial en este rubro y creemos que con el blanqueo llegaran muchos interesados en volcar inversiones en energía real”, explicó a este diario Damián Mindlin. El directivo, y gurú financiero del Grupo empresario que comprende a Edenor y ahora también a Petrobras Argentina, dijo a Clarín: “Voy a ser el primero que salga con los Fondos del blanqueo”.

¿Qué aportará Pampa Energía? “El diseño del proyecto, el sponsoreo y el capital inicial”, explica el director de la empresa. La gestión operativa la arman agentes de bolsa, que aun no fueron seleccionados.

El rendimiento que ofrecerán los FCI de Pampa energía supera al interés que prometen los bonos del Gobierno. En el caso de los FCI de Pampa promete una tasa fija en dólares cercana al 6% anual. A los 5 años (cuando vence la condición impuesta por el fisco de inmovilizar el capital blanqueado) el inversor podría optar por irse con el capital aportado o seguir en el FCI con una tasa de retorno del 15%.

Hasta que se presenten y aprueben en la Comisión Nacional de Valores los FCI del blanqueo, los interesados en esta alternativa, podrán colocar sus fondos en un “Fondo Parking”. De allí el capital se derivará al FCI elegido elegido por el interesado una vez que se haya presentado el menú de FCI de blanqueo. Asimismo, por estas horas de discute en la CNV, algunos cambios a pedido de los empresarios.

Los FCI que se suscribirán vía blanqueo de capitales lo harán bajo el formato de fondos cerrados que, a diferencia de los abiertos, están alcanzados por el impuesto a las ganancias. Lo que los futuros adminsitradores de los FCI del blanqueo están negociando en al CNV, es que los cuotapartistas del blanqueo y sus adminsitradores estén exentos de pagar el tributo por las ganancias que generen estos FCI. “Esto requiere un cambio en la reglamentación que se está realizando porque se dieron cuenta de que hay mucho interés de los inversores en esta alternativa”, explica el empresario.

Si la demanda de los inversores lo acompaña, Mindlin no descarta diseñar otro FCI para financiar sus proyectos producción de gas producción en Neuquén, que requiere de una inversión de US$ 500 millones.

Pero no será fácil para los Mindlin marcar la cancha en el mercado del blanqueo. El magnate del sector inmobiliario, Eduardo Constantini dará pelea por los fondos blanqueados con tres FCI. Con su firma Consultatio, el empresario buscará sacar provecho de los 20 años de historia que los respaldan, con la ventaja de operar con su propia desarrolladora inmobiliaria y su propia gestora de fondos.

Según dijo Clarín, Cristian Lopez, CEO de Consultatio Asset Managment, la tasa de retorno del FCI que ofrecerá Consultatio es del 25% y un cupon del 10% en dólares a partir del tercer año cuando las oficinas sean puestas en alquiler. “La diferencia es que nuestro proyecto hasta ahora es único en su tipo y tiene la mirada puesta en el largo plazo”, se diferencia Mindlin.

Cuando en el Palacio de Hacienda diseñaban las alternativas para que los argentinos blanqueen sus dólares, temían que aparecieran empresarios de renombre con alternativas de FCI que se llevarán gran parte del caudal de divisas blanqueadas. “Los dólares que entren por esa vía no ayudarán a recomponer nuestras necesidades de financiamiento, pero servirán para darle movimiento al mercado de capitales argentino que está necesitado de liquidez y que nos interesa que crezca”, dijo a Clarín una alta fuente oficial.

Fuente: Clarín.