Tras la aprobación en la cámara alta de la ley que permite el acuerdo de pago con los fondos buitre, el gobierno de Cambiemos podrá salir del default y de esa manera comenzar a percibir créditos a tasas más bajas de lo que Argentina venía haciéndolo.

Uno de los segmentos que se ve favorecido dentro de este escenario es el de las energías renovables. Según cuenta a energiaestrategica.com Luis Galardi, vicepresidente de la Agencia de Inversiones de Neuquén, los puntos en las tasas de interés caerían del 13 por ciento a “entre el 7 y el 8 por ciento durante este año”. Y pronostica que “para 2017 la tasa tendería a bajar aún más”.

El gobierno está dando señales muy positivas para que la tasa en los créditos continúe a la baja”, observa Galardi.

Por su parte, Juan Bosch, titular de Saesa, empresa intermediaria entre los grandes usuarios de energía y los generadores, prefiere no arriesgar números en lo que respecta a baja en la tasa de interés, aunque señala: “Es indudable que tras el pago debemos tener posibilidad de acceder al financiamiento en términos que permitan cerrar contratos a precios de energías renovables razonables”.

Los emprendimientos de energías limpias son de capitales intensivos, es decir, la inversión inicial para estas obras representan una parte sustancial de todo el proyecto, “por lo que obviamente que mientras que la tasa caiga más barata saldrá el precio de la energía”, reconoce el empresario.

Asimismo, Bosch indica que la posibilidad de contraer créditos a menores tasas es necesaria para cumplir con los objetivos de la recientemente aplicada Ley 27.191. “Creo que es positivo y casi una condición precedente para que podamos avanzar con el desarrollo de las energías renovables”, suma y remata: “Sin financiamiento a tasas razonables es muy difícil hablar de instalar los entre 2,8 y 3 GW que establece la Ley”.