A finales del año 2018 la empresa asesora de mercados eléctricos EMOAC ENERGY GROUP presentó una solicitud de interpretación normativa a la SEC producto del cobro de la potencia de remanencia a los clientes que habían decidido migrar del régimen de cliente regulado a libre. Si bien la temática se abordó en lo general, para efectos de mejorar la regulación aplicable a todo el mercado, el caso había salido a la luz por la aplicación del cobro de la empresa de distribución CGE.

La solicitud se fundamenta en que el cobro de la potencia de remanencia no es aplicable a los clientes libres, ya que, es el nuevo suministrador quien se hace responsable por los retiros de potencia en horas de punta del sistema interconectado, subrogando a la empresa distribuidora local.

Además de la complicación por el reconocimiento de la potencia en horas de punta, la solicitud de EMOAC ENERGY GROUP estaba asociada a corregir una duplicidad de cargos que se generaba en desmedro de los clientes, ya que el cobro de potencia de suficiencia contenía la potencia en horas de punta más el peaje de potencia, y a su vez este último cargo era cobrado por la empresa distribuidora de forma mensual al cliente en el contexto de la facturación de los peajes de distribución.

A juicio de EMOAC ENERGY GROUP las empresas de distribución habían mal entendido el cambio de régimen tarifario, regulado a libre, como el fin de la condición de cliente por medio de la cual se les posibilitaba realizar el cobro de potencia de remanencia. Condición no aplicable en estos casos, ya que los clientes se mantienen en el sistema, no obstante, su suministro es reconocido por un nuevo suministrador.

El 9 de septiembre del 2019, la SEC dio respuesta a la solicitud de interpretación normativa por medio del oficio N°19.422, imposibilitando a todas las empresas distribuidoras de cobrar la potencia de remanencia a los clientes que cambian del régimen regulado al libre. Situación que posibilitó llenar un vacío regulatorio que mejora las condiciones de competencia y barreras de salida, y que por lo tanto beneficia al cliente y la liberalización del mercado.

Ya con el marco claro, la SEC solicitó a CGE que informe a la totalidad de clientes que se les aplico el cobro de la potencia de remanencia, y con estos antecedentes el 27 de noviembre del 2019 mediante oficio N°21.703 estableció que: «al cobrarse Potencia Remanente, por una parte, mediante el cargo por demanda máxima de potencia leída en horas de punta del Decreto 11T, y por otra, la Tarifa de Peajes, a través del cargo por demanda máxima de potencia leída en horas de punta, en su componente de distribución, del Decreto 4T, se está cobrando dos veces la componente VAD en horas de punta a aquellos clientes que migran del régimen de precio regulado al régimen de precios libres».

Lo anterior, trae como consecuencia que la empresa de distribución CGE ha incurrido en esta falta, afectando a más de 350 clientes, debiendo efectuar la refacturación de todos los clientes afectados, haciendo efectiva la devolución de su Tarifa de Peaje, mediante un abono a más tardar dentro 30 días corridos de publicación de la resolución N°21.703, informando en la boleta el monto total del abono, precedido de la leyenda “Descuento por duplicidad de cobro”. Estimaciones preliminares indican que los montos a devolver hacienden a un valor cercano a un millón de dólares.

Una vez más, una excelente noticia en pro de mejorar la competitividad del sector y el resguardo de los clientes. Demostrándose que cuando la autoridad adquiere los antecedentes necesarios y completos sobre casos como estos, se actúa protegiendo a los clientes y resguardando la competencia.