En los últimos 20 años, hemos conseguido que una de las tecnologías necesarias frente al reto del cambio climático haya pasado de ser una promesa a una realidad. En España, hemos cerrado el año 2016 con una aportación de la energía eólica al sistema del 18,4 %, lo que vuelve a situar a la eólica como segunda tecnología y con previsiones de ser la primera tecnología en 2020 en el mix energético español.

Tenemos por delante grandes retos que responden a unas perspectivas positivas tanto a nivel nacional como internacional. La energía eólica ha sido claramente destacada en las subastas celebradas en los últimos meses. Nuestro desafío es hacer posible que los proyectos estén listos en 2020, para lo que necesitamos que los principales actores den respuesta a los proyectos: empresas adjudicatarias de la subasta, fabricantes de los aerogeneradores y componentes, bancos y fondos, infraestructuras de REE, entre otros. También, las distintas administraciones que deben agilizar los trámites necesarios. En AEE confiamos firmemente en la colaboración de todos para que el proceso sea un éxito, de modo que puedan hacerse realidad las inversiones y nos aproximemos al cumplimiento de los objetivos a 2020.

Para la eólica, el único sector renovable con industria propia en España, los 4.607 MW asignados en las subastas suponen la vuelta a la actividad local de los 210 centros de fabricación eólicos que hay en 16 de las 17 comunidades autónomas. Nuestro país es el cuarto exportador de aerogeneradores a nivel mundial y el séptimo en el ranking de países con patentes eólicas. El desarrollo de una industria como la eólica, competitiva y reconocida a nivel mundial, es un pilar fundamental para el tejido industrial español. El sector eólico forma parte de la agenda industrial del Gobierno como un sector estratégico que exporta unos 3.000 millones anuales y emplea a más de 20.000 personas.

En la actualidad, las líneas estratégicas para la planificación a largo plazo del sistema eléctrico español se están gestando y se verán reflejadas en la anunciada y esperada Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Desde AEE apostamos por una mayor electrificación de los usos finales energéticos y una mayor contribución de las energías renovables. Consideramos que es necesario aumentar la potencia eólica en 15.000 MW adicionales hasta 2030.

Lea también: «Pesos pesados del mercado eólico analizan sentar fábricas en Argentina»

Los últimos análisis presentados a nivel europeo sobre el futuro de la energía apuntan en la misma dirección. La eólica europea tiene un enorme potencial de crecimiento a 2030. Según WindEurope, la eólica podría proporcionar el 30 % de la demanda eléctrica de Europa en 2030 y el 16,5 % en 2020. Esto incluiría también la repotenciación o ampliación de la vida de aproximadamente la mitad de la capacidad eólica existente en la Unión Europea, que va a llegar al final de su vida útil antes de 2030. Este crecimiento supondría evitar la emisión de 382 toneladas de CO2 anualmente y permitiría a la industria eólica europea emplear a más de 500.000 personas.

Lograr este hito en el marco europeo sólo será posible si están en vigor las políticas correctas y hay cambios significativos en el sistema energético. Esto incluye una mayor seguridad y certidumbre en la estabilidad de los ingresos a largo plazo; avances significativos en la integración de determinadas tecnologías renovables a la red, incluyendo la adecuación del nivel de interconexiones; y compromisos políticos claros en materia de electrificación.

Volviendo al escenario español y para concluir, es necesario contar con una planificación para los próximos años que tenga en cuenta las necesidades energéticas y de descarbonización del país a largo plazo y garantice un mix equilibrado, cumpliendo los compromisos internacionales en materia medioambiental. Nuestra propuesta es que se propicien señales de inversión y contratación a largo plazo, visibilidad en los ingresos como ya sucede en otros países de nuestro entorno, y que se garantice una regulación que aporte la previsibilidad y la estabilidad necesarias para generar confianza en el sector eólico.

Fuente: http://www.ejecutivos.es/2017/10/30/la-eolica-se-consolida-una-las-principales-tecnologias-espana/