En otras publicaciones había mencionado que el 2013, con la entrada en vigencia del Reglamento del Mercado Eléctrico Regional (RMER), representa el pistoletazo de salida para las operaciones del MER al iniciar la operación comercial de todos los tramos de la línea de transmisión eléctrica del Sistema de Interconexión Eléctrica de los Países de América Central (SIEPAC” en 2014).

En aquel momento, las transacciones rondaron alrededor de 300 GWh. Según los últimos datos encontrados a setiembre de 2019, las transacciones eran de 2,810 GWh anuales. A pesar de lo complejo del sistema y sus lógicas complicaciones técnicas, la práctica ha demostrado que el sistema está dando resultados positivos.

No obstante, ningún sistema es perfecto y el MER es afectado por retrasos en el reforzamiento local de los sistemas de transmisión, demoras en la armonización de la regulación de cada miembro del sistema, falta de incorporación de nuevos agentes, desarrollo de redes de interconexión y la necesidad de proyectos de generación regional que consolidaría el objetivo de tener una interconexión centroamericana.

Las autoridades reconocen que estos, y algunos otros problemas, limitan el que los países centroamericanos aprovechen a una mayor escala el sistema de interconexión centroamericana.

No olvidemos que este fue ideado con la visión de poder abastecer en forma oportuna y sostenible la electricidad requerida para el desarrollo económico y social de la región, y así trasladar sus beneficios a todos los habitantes de los países miembros.

Por el momento, se ha visto que hay países que son netamente importadores y otros netamente exportadores. Así se desprende del siguiente gráfico:

Para lograr un texto consensuado Consejo Director del Mercado Eléctrico Regional (CDMER), está a la cabeza de la iniciativa sin pretender reformar integralmente el tratado. Solo se piensa en reformar aspectos puntuales.

Los siguientes tres puntos han llamado nuestra atención porque refleja la intención de dar pasos más decididos hacia una integración eléctrica regional más consolidada:

a. Integración del CDMER en el proceso de planificación regional:

Para empezar el CDMER es responsable de impulsar el desarrollo del MER y tiene la obligación de adoptar todas aquellas decisiones necesarias para lograr los objetivos y fines del Tratado Marco y sus Protocolos.

Esta obligación acarrea la potestad de establecer mecanismos de coordinación con la Comisión Regional de Interconexión Eléctrica (CRIE) y el Ente Operador Regional (EOR) en el ámbito de responsabilidad de cada uno.

Específicamente el Reglamento Interno del Consejo Director del Mercado Eléctrico Regional le encomienda (artículo 6):  “(…)

a) Impulsar el desarrollo del MER y deberá adoptar las decisiones necesarias para lograr los objetivos y fines integrales del Tratado y sus Protocolos, para lo cual establecerá mecanismos de coordinación con la CRIE y el EOR en el ámbito de responsabilidad de cada uno;

b) Realizar la evaluación de la evolución del MER (…);

c) Formular las condiciones propicias para el desarrollo de plantas de generación eléctrica de carácter regional (…)

d) Procurar que se realicen gradualmente las modificaciones de las regulaciones nacionales armonizándolas con la regulación regional (…)”

Dentro del marco de sus atribuciones, la reforma persigue mejorar la coordinación de los procesos de planificación y ejecución de la expansión de los sistemas eléctricos nacionales con la planificación de la expansión de la generación y transmisión regional.

Para tales propósitos se le otorgaría al CMDER la facultad de emitir directrices al plan de expansión indicativo de la generación y al plan de transmisión regional que debe elaborar EOR y darle el respectivo seguimiento para verificar su efectivo cumplimiento.

Así quedaría el artículo 28 del Tratado Marco luego de que se le reforme el inciso e) y se le añada un inciso f) : “ (…)

e) Formular el plan de expansión indicativo de la generación regional y el plan de transmisión regional, sobre la base de las directrices emitidas por el CDMER, previendo el establecimiento de márgenes regionales de reserva, y ponerlos a disposición de los agentes del Mercado.

f) Proponer las ampliaciones de transmisión regional a la CRIE, previa verificación de las directrices de planificación que realizará CDMER, asegurando la eficiencia técnica y económica de dichas ampliaciones.”

b. Refuerzos nacionales y capacidad de transmisión regional

El sistema arrastra un pendiente importante: el mejoramiento de su infraestructura de transmisión. La infraestructura eléctrica del SIEPAC fue construida en función de capacidad de transmisión de 300 megavatios. Pero no se aprovecha, según expertos, porque las capacidades de las redes de cada país integrante del sistema no están armonizadas.

De hecho, en el pasado Nicaragua, Honduras y Panamá padecieron racionamientos u apagones internos debido a que su infraestructura eléctrica soportaba una capacidad muy baja de trasmisión, pero también porque su generación era insuficiente.

Un ejemplo de esta problemática se evidenció en el 2017 cuando, por una falla en el sistema de transmisión de Panamá, se registró un apagón a nivel regional que afectó incluso a Costa Rica cuya red de transmisión es bastante robusta.

Según el Banco Centroamericano de Integración Económica, la región desaprovecha el potencial del sistema por culpa de “(…) sus deficientes instalaciones eléctricas y así reducir las tarifas para los consumidores. Para aprovechar el mercado regional habría que construir “más subestaciones y aumentar la capacidad de transmisión” interna de cada uno de los países (…)”

La situación es compleja y costosa. El EOR tras dos estudios, uno de mediano y otro de largo plazo, ha identificado 27 obras de mejora necesarias en la transmisión por un monto de $208 millones. Algunas de ellas ya están en construcción y otras necesitan financiamiento con el agravante que los estudios no son vinculantes para cada país.

Se limitan a indicar qué hay que hacer pero no como. Esta es una consecuencia directa de que el SIEPAC no sea un organismo supranacional que pueda obligar a los países integrantes del sistema, a nivel político o judicial, a acatar sus disposiciones. Solo existe una integración técnica.

El documento que se negocia reconoce esta falencia:

“Aunque con diferencias, los países miembros solo han cumplido parcialmente con su obligación de mantener y desarrollar su sistema de transmisión nacional para asegurar que, junto con la Línea SIEPAC y otras ampliaciones planificadas regionalmente, se pueda disponer de la capacidad de transmisión regional creada por dichas ampliaciones regionales.

Sin embargo, el éxito del MER depende directamente de asegurar una capacidad de transmisión regional mínima a lo largo del sistema eléctrico regional. Esta disponibilidad no sólo permite realizar la óptima operación del MER con los consiguientes beneficios para los consumidores finales, sino también el uso de plantas de generación de carácter regional, amparadas en contratos de largo plazo, que dependen de que la capacidad de transmisión regional se mantenga en los niveles de diseño.”

Las deficiencias de algunos países respecto de sus líneas de transmisión es un punto clave que no se puede postergar si se quiere que el sistema sea aprovechado a toda su capacidad.

En ese sentido, la propuesta introduce herramientas y mecanismos regulatorios que:

a) Fortalezcan los compromisos de los Gobiernos en la planificación y ejecución de la expansión de sus sistemas eléctricos nacionales de modo que permita recuperar y mantener la capacidad de transmisión regional prevista en su diseño.

b) Establezcan los mecanismos regulatorios necesarios para asegurar el adecuado mantenimiento de la capacidad de transmisión regional.

c) Aseguren la coordinación de los procesos de planificación y ejecución de la expansión de los sistemas eléctricos nacionales con la planificación de la expansión de la generación y transmisión regional, de modo de permitir la óptima utilización de la capacidad de transmisión regional.

Adicionalmente se propone delegar expresamente en la Regulación Regional el desarrollo de mecanismos regulatorios específicos orientados a asegurar el mantenimiento de la capacidad de transmisión regional.

El texto propuesto para introducir un segundo párrafo del Artículo 17 bis dice:

“La Regulación Regional preverá los mecanismos regulatorios necesarios para asegurar el adecuado mantenimiento de la capacidad de transmisión regional.”

Este es un punto importante que llama la atención. Jurídicamente se intenta que los países integrantes del SIEPAC acaten las disposiciones regulatorias tendientes a mejorar la capacidad de transmisión. Es lógico suponer que este punto debe de ser sumamente polémico en vista que los países miembros, poco acostumbrados a una integración con autoridades regionales, cedan parte de su soberanía en favor del sistema.

Eso desde una óptica político – ideológica; económicamente, las decisiones regulatorias, de ser vinculantes, obligarían a los países a planificar mejor sus presupuestos y buscar los recursos necesarios para invertir en la red de transmisión. Dudamos que esto le haga gracia a los Ministerios de Hacienda de los seis países, preque esta inversión que se les pueda “imponer” un organismo regional, ejercerá presión sobre sus finanzas públicas.

c. Implementación de licitaciones coordinadas

El artículo 9 del Tratado Marco del MER tiene una disposición sumamente interesante:

“ARTÍCULO 9.- Los Gobiernos deberán establecer las condiciones propicias para el desarrollo de plantas de generación eléctrica de carácter regional, en consistencia con el desarrollo eficiente del Mercado regional.”

Una planta regional vendría a ser, en parte, la materialización de una mayor integración a nivel de energía eléctrica. Sería incluso una manera válida para evitar el monopolio costarricense en vista que este nace de una norma promulgada en 1949, no de la Constitución Política.

Sin embargo, aparte de este artículo no hay mayor regulación relacionada con este tipo de plantas. “Hasta la fecha, en el desarrollo del MER no se ha logrado implementar condiciones propicias para el desarrollo de plantas de generación eléctrica de carácter regional comprometidas en el Artículo 9 del Tratado Marco, tales como mecanismos de compra coordinada para la adjudicación de contratos regionales firmes de largo plazo.”

Si esta figura tuviese una regulación más detallada y precisa, sería posible instalar plantas de mayor capacidad cuya finalidad sería la de abastecer clientes en diversos países del SIEPAC de forma coordinada. Habría un mejor aprovechamiento de la economía a escala lo que, en teoría, disminuiría costos derivando beneficios a usuarios finales logrando una mayor estabilidad en las tarifas.

El documento que se trabaja propone obligar a los Gobiernos a establecer las condiciones propicias para el desarrollo de plantas de generación eléctrica de carácter regional, en consistencia con el desarrollo eficiente del Mercado regional.

A golpe de vista parece una propuesta muy genérica que difícilmente podría materializarse. Para evitar el inconveniente de tener una redacción tan genérica, se proponen adicionar tres elementos:

a. Otorgar potestades a los entes reguladores o autoridades nacionales competentes de autorizar a los agentes distribuidores de sus respectivos países a participar como compradores y suscribir contratos regionales para el suministro de energía y potencia con agentes generadores instalados en cualquiera de los países miembros.

b. Otorgarle a la CRIE la competencia de establecer normas y procedimientos que sean necesarios para regir los procesos regionales de contratación para el desarrollo de proyectos de generación regional.

c. El rol de CDMER de impulsar la implementación de estos procesos coordinados de compra de energía regional.

El SIEPAC y el MER aún son jóvenes. Esta juventud no ha impedido que los reguladores estén conscientes de los problemas que el sistema tiene que superar para llegar a toda su capacidad y justificar su existencia.

Los países centroamericanos han tenido una historia de integración y desintegración que, a la fecha, ha sido posible solo en temas muy puntales, mayoritariamente comerciales.

Esta ambivalencia y reticencia que integrarse, puede poner serios obstáculos al desarrollo y crecimiento del sistema. Solo si existe la voluntad política de los países integrantes del SIEPAC se podrá lograr una verdadera y eficiente integración en materia de energía eléctrica a nivel centroamericano.