A partir de los documentos publicados por el Ministerio de Minas y Energía y la Unidad de Planeación Minero Energética, UPME, se han evidenciado algunos puntos de interés para participar en la subasta del contrato de largo plazo anunciada para el 22 de octubre de este año.

Por un lado, el precio de compra de la energía ofertada por los comercializadores no será el definitivo.

La propuesta de una metodología de maximización y los talleres realizados permiten concluir que los agentes comercializadores de energía eléctrica ofertarán un precio kWh promedio ponderado por la energía que requieran, lo que significa que firmarán contratos con los generadores a diferentes precios por determinadas cantidades de energía.

Por otro lado, a partir de la buena labor de socialización que se ha adelantado de las condiciones de la subasta, el proceso de adjudicación se realizará a través de una metodología que resolverá un problema de optimización.

Lo que trata de hacer la metodología cuando asigne es maximizar la diferencia entre el comercializador de energía que ofertó mayor precio con el generador que ofertó menor precio, buscando maximizar el excedente económico de manera que los primeros en entrar a la asignación serán los comercializadores-compradores de energía que tienen una disponibilidad de pago alta y los generadores-vendedores que tienen las menores ofertas presentadas.

En tal sentido lo que se evidencia es que es una subasta combinatoria de tres bloques.

Así mismo, y en cuanto a la participación en el despacho centralizado, en la subasta de renovables pueden participar proyectos de generación de energía que tengan una capacidad efectiva total mayor o igual a 5 MW, siempre y cuando se acojan, por la duración del contrato, al despacho centralizado.

Lo anterior significa que los generadores ingresarán al Mercado de Energía Mayorista el cual tiene un marco regulatorio definido por la Comisión de Regulación de Energía Eléctrica y Gas, y en el que se destaca la función de liquidación de las transacciones de compra y venta de energía eléctrica por parte del Administrador del Sistema de Intercambios Comerciales, ASIC, quien liquidará el contrato de largo plazo que se adjudique en la subasta, por lo que resulta conveniente familiarizarse sobre la forma en que se registran los contratos y los agentes ante el ASIC.

Por otro lado, la participación en el Mercado de Energía Mayorista está reservada para agentes que deben ostentar la calidad de empresas de servicios públicos condición que también conlleva unos deberes y responsabilidades, como es, por ejemplo, registrarse ante algunas autoridades y asumir de manera anual el pago de algunos servicios.

Finalmente, en lo que tiene que ver con los criterios de desempate, llama mucho la atención que se establezca una regla de desempate cuando exista “empate” entre el precio de compra y venta. Lo llamativo es que si esto ocurre simplemente no hay empate, sino coincidencia entre precio de venta y precio compra que es lo que busca una subasta.

En tal sentido lo que se establece para el desempate es que se incrementará la oferta de compra que presente el comercializador en 0.001 peso por kilovatio hora, es decir, ¿si el comprador acierta en el precio debe pagar un mayor valor?