El auge de la conciencia ambiental y la depreciación de los equipos de energías renovables trae aparejado el surgimiento de una nueva figura en la industria de la energía a pequeña escala: los prosumidores.

Se trata de usuarios domiciliarios que a partir de la instalación fuentes limpias, como paneles solares, pueden producir energía para inyectarla en la red eléctrica. Así, se vuelven proveedores de la empresa eléctrica local, contribuyendo también al medio ambiente.

Actualmente, muchos usuarios en diferentes países del mundo se han convertido en prosumidores, lo que ha llevado a las empresas de servicios públicos a pensar en nuevos servicios e incentivos, lo suficientemente atractivos para integrarlos a su ecosistema  y mantenerlos en su red.

En la Argentina provincias cómo Santa Fe, Salta y Mendoza, cuentan con proyectos para la explotación de energía mediante consumidores.

Open Systems International presenta de este modo Open Smartflex, una herramienta única para controlar la facturación en el caso de los prosumidores.

Mediante su uso las empresas prestadoras de servicios de energía encontrarán una aplicación que se encarga de manejar y controlar los consumos de los prosumidores, haciendo un cruce exacto entre la información de lo consume versus lo que se produce.

Lea también: «Redes inteligentes: Hoy se firmará importante convenio para que avance el PRIER»

Aunque la iniciativa en la Argentina está en su etapa inicial, se espera que en la próxima década, logren romper barreras y se conviertan en una tendencia global que impulsen un enfoque diferente de generación, distribución, almacenamiento y venta de energía. Para lo cual la tecnología será la base.

En entrevista para energiaestratégica.com, Jesús Sanchez, Gerente Regional de Open Zona Sur, brinda mayores precisiones sobre este sistema.

¿Esta solución de alguna manera viene a reemplazar a los medidores inteligentes o se viene a complementar con ellos?

Es complementaria. Los medidores inteligentes reciben ese nombre porque pasan de ser elementos sin posibilidad de comunicación a ser objetos que pueden ser gestionados remotamente, que pueden activarse o desactivarse según las políticas de corte y suspensión de la empresa eléctrica, que entregan mucha más información de medidas y variables que los medidores tradicionales.

Por ende, una empresa eléctrica empezará a poner medidores inteligentes en sus clientes más especiales para ofrecer planes de facturación que involucren mucha más variables que el consumo de energía activa, con diferenciación horaria, entre otras.

Igualmente pueden poner medidores de dos vías, que pueden ser inteligentes o no, para poder propiciar que los clientes generen energía, inyecten energía a la red y la compañía les compense o reconozca económicamente esa generación.

Desde lo técnico, ¿cómo es el mecanismo de funcionamiento?

Aquí valdría la pena observar la infografía, by OPEN, que muestra que una pieza fundamental del modelo es una solución CIS flexible, orientada a reglas, con capacidad de soportar servicios SmartGrid, que empiece por O y termine por lex.

infografia_prosumidores-01

¿Están teniendo diálogo con las provincias que actualmente cuentan con un marco regulatorio habilitante a usuarios para la inyección de energía limpia a red?

Nos hemos acercado a algunas que nos han contado de iniciativas muy interesantes en temas de energía eléctrica, autogeneración, regulación de servicios prepago, etc. Quisiéramos tener la apertura en todas las provincias porque un cambio en el modelo de negocios va a requerir sistemas flexibles, orientados a reglas, con tecnología de punta, como el nuestro que facilite la incorporación de estos nuevos modelos en el flujo de procesos de las compañías eléctricas.

¿Cuáles son las compañías más significativas las cuales operan con Open Smartflex actualmente?

Podemos mencionar a EPM, las empresas del grupo SEMPRA, Energy en Chile y las empresas del grupo PROMIGAS en Colombia y Perú.