¿En qué consiste el proyecto?

Se realizó una instalación de 5kW en el Washington School ubicado en el barrio de Belgrano, Buenos Aires, y con la instalación del medidor bidireccional se convirtió en el primer establecimiento educativo privado de CABA en ser usuario-generador. Los 5 kW de potencia instalada generarán al año unos 6.200 kWh, representando un ahorro anual de 2,48 toneladas de CO2.

¿Cómo nació esta iniciativa?

Comenzamos a trabajar con las autoridades del Washington School a partir de los ODS y la sustentabilidad, ya que el Colegio asumió desde su fundación un compromiso con la educación y el cuidado ambiental. En 2016, a partir de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, la agenda se centró en la promoción de hábitos sustentables para los alumnos.

Para nosotros trabajar en conjunto con una institución educativa, es muy importante porque sabemos que son los niños los protagonistas del cambio cultural y agentes multiplicadores.

¿Por qué decidió la escuela tener paneles solares?

La instalación de paneles solares es parte del Proyecto de Sustentabilidad y Ecología Institucional, que tiene como principal objetivo reducir el impacto ambiental y generar conciencia en los alumnos sobre la problemática mundial y su rol como agentes de cambio.

A su vez, permite autoabastecerse de energía renovable y obtener una retribución por la inyección del excedente a la red eléctrica lo que se traduce en una reducción de costos.

¿Cómo fue el proceso de conexión con Edenor?

El proceso es muy amigable y con muy buena predisposición de todo el equipo de Edenor. A través del TAD se cargan todos los formularios de reserva de potencia y fichas técnicas de los equipos.

Luego a medida que se van pasando las distintas etapas de aprobaciones, desde Edenor se fueron contactando para coordinar la inspección del pilar y la instalación del medidor bidireccional.
Es para destacar que el equipo de Edenor se encuentra operativo en plena cuarentena, con todos los recaudos necesarios.

¿Cómo esperan este 2020 en ventas y proyectos?

El año 2020 había comenzado muy bien, luego es lógico que la cuarentena haya frenado un poco todo lo que se venía presupuestando, pero a medida que va pasando el tiempo y las empresas se acomodan a esta nueva realidad, se están retomando los proyectos.

Para lo que queda del año vemos un buen ritmo de instalaciones a nivel industrial y también una nueva oportunidad en el residencial, ya que la cuarentena ha duplicado o triplicado el consumo de energía en los hogares, y tenemos muchas consultas para instalaciones con el fin de compensar ese aumento de consumo.

A nivel comercial se ve un gran interés de los clientes en cerrar operaciones antes de que siga subiendo el dólar, ya que hoy un kit de autogeneración se vende a dólar oficial.

¿Y 2021?

Para el 2021 tenemos mucha expectativa con la adhesión y reglamentación del resto de las provincias (al día de hoy solo 9 provincias adheridas ), que por ahora viene un poco lento el proceso, pero desde nuestro rol en la Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER) estamos trabajando conjuntamente con los funcionarios de cada provincia para asesorarlos y ayudarlos a poder acelerar el camino hacia la Generación Distribuida en todo el país.

En Argentina contamos con un potencial enorme de usuarios y representaría un gran crecimiento para el sector, generando muchos nuevos puestos de trabajo.

¿Cómo avanza la generación distribuida?

Estamos convencidos que lograr acercar a las renovables a la vida cotidiana de las personas es el verdadero cambio de paradigma, y ese camino es a través de Generación Distribuida.

Creo que recién estamos en una etapa muy prematura en Argentina, con solamente unos 170 usuarios habilitados y unos 1.600 kW de potencia instalada, pero quisiera tomar como ejemplo regional lo que está sucediendo en Brasil con la Generación Distribuida, donde ya tienen más de 3 GW de potencia instalada, representada por más de 315.000 usuarios, si tomamos ese rumbo las expectativas para los próximos años son muy buenas.

Lo importante es destacar que las energías renovables no son el futuro, son el presente, y hoy más que nunca debemos ponerlas al frente del Desarrollo Sostenible ante la lucha contra el cambio climático.