La Organización Latinoamericana de Energía (OLADE) sigue fomentando el desarrollo y crecimiento de las renovables en la región y recientemente participó de un webinar donde se trataron varios aspectos relacionados al hidrógeno, teniendo en cuenta el potencial que tiene América Latina. 

Y algunos de los puntos que enfocaron desde OLADE, fueron las barreras y oportunidades en la materia. “Hay una necesidad de trabajar en la armonización de estándares para seguridad y diferentes aspectos del desarrollo e implementación del H2 en la región”, señaló Alfonso Blanco Bonilla, secretario ejecutivo de la Organización Latinoamericana de Energía.

Y continuó: “Tenemos un gran potencial porque hay algunos excedentes en la producción de energía renovable en algunos mercados específicos. Pero el gran problema no es la oferta potencial de hidrógeno en la región, sino discutir cómo desarrollar los mercados para ese vector energético en nuestra región”. 

Cabe mencionar que en varios países de América Latina y el Caribe ya se concretaron hojas de ruta del H2 verde (y hay otras todavía en proceso), así como también diversos estudios para conocer el panorama a futuro en cuanto a la producción y el costo nivelado del H2 (LCOH).

Siguiendo esta misma línea, el especialista remarcó la importancia de “incorporar” y “adentrarse” en las posibilidades del H2. “Nuestra región tiene un gran potencial para la producción de hidrógeno, porque tenemos precios muy bajos para la producción de energía renovable y esa es la razón respecto al desarrollo del H2 en la región latinoamericana”, manifestó. 

“Latinoamérica tiene muy buenas condiciones para el hidrógeno verde, no sólo por la energía solar y proyectos onshore, sino también con la offshore como una oportunidad para aprovechar dicho potencial”, agregó.

Justamente varias naciones de la región ya pusieron la mirada en avanzar con proyectos por fuera de sus costas, como los recientes casos de Brasil y Colombia, que durante la COP26 le confirmaron a Energía Estratégica los planes a futuro: 

De todos modos, Alfonso Blanco Bonilla hizo hincapié en que “el hidrógeno debe disminuir el costo de producción para ser competitivo”, pero fue positivo en el tema y destacó que “el LCOH en Latinoamérica probablemente pueda ser menor que en otras partes del mundo”.