#1 Más verde

Gran parte del calor que se acumula dentro de casa proviene directamente del sol que choca con el techo y que entra por las ventanas. Una forma de refrescar los ambientes es plantando arbustos alrededor de casa para que el sol no penetre tan fuerte. Aunque no lo creas, esta simple medida puede hacerte ahorrar hasta un 10% de lo que gastas en aire acondicionado.

#2 Pantallas solares

Otra medida para que uses menos el aire acondicionado es que coloques pantallas solares o mosquiteros en las ventanas, para que el sol que entra a través de ellas no sea tan fuerte.

#3 Ajusta el termostato

Ya lo leíste varias veces aquí, en Hogar Total, pues es momento entonces de que lo pongas en práctica. Para algo existe el termostato programable, y es para que regules la temperatura de tu casa durante el día, la noche, e incluso cuando no estás. De esta manera ahorrarás de un 5 por ciento a un 15 por ciento en tu próxima factura eléctrica.

#4 Utiliza ventiladores

Si bien los ventiladores no enfrían como el aire acondicionado, hay momentos del día en que los puedes usar, cuando no hace tanto calor y sólo necesitas refrescar un poco la casa. La manera correcta de hacerlo es colocarlos más arriba que las ventanas. Cierra las que estén cerca del ventilador y abre las más lejanas, así lograrás que el aire circule por la casa.

#5 ¡No cocinar!

Cocinar comida elaborada no sólo te cae pesada en verano, sino que recalienta aún más la casa por las horas o minutos que llevan las cocciones. Deja para la noche las cosas que tengas que hornear o hervir, y de día elige la comida más fresca y saludable.

#6 Aire acondicionado nuevo

Si tu aire tiene ya varios años de uso, será mejor que consideres cambiarlo por uno nuevo, pues los modelos recientes son mucho más eficientes en cuanto a energía que los más antiguos.

#7 Aire acondicionado en condiciones

Aunque parezca un verso, es la pura verdad. Tener el filtro del aire limpio y el drenaje cuidado te asegurará que el aparato no trabaje por demás y reducirás el gasto de energía.

#8 Revisión anual

Otra cosa para saber si tu aire acondicionado funciona bien y no está gastando de más es hacerle un chequeo anual, en manos de un técnico. No cuesta mucho y obtendrás el mejor rendimiento de tu aparato.