En menos de dos meses, los Grandes Usuarios del Mercado Eléctrico Mayoristas, aquellos que cuentan con demandas de potencias contratadas a partir de los 300 kW, deberán comenzar a consumir como mínimo un 8 por ciento de energías limpias a partir del 2018, según fija la Ley 27.191.

Es por ello que la empresa Autopistas Urbanas S.A. (AUSA), firma cuyo accionista principal es el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, decidió instalar paneles solares fotovoltaicos en sus cabinas de peajes para autoabastecerse de tal consumo obligado.

“Esta obra se encuentra enmarcada dentro del plan estratégico AUSA Sustentable, que consiste en gestionar las operaciones de las autopistas de la Ciudad contribuyendo al control del Cambio Climático, reduciendo la emisión de Gases Efecto Invernadero”, explica a Energía Estratégica Hugo Pagliotti, Gerente de Calidad y Medio Ambiente de la Dirección Operativa de Planificación y Control de la empresa.

Mediante una licitación adjudicada por la fábrica de paneles solares ubicada en provincia de San Luís, LV-Energy, se está llevando a cabo la instalación de 1.010 módulos fotovoltaicos: 516 en Peaje Parque Avellaneda (Autopista Perito Moreno); 48 en Peaje Dellepiane 1; 84 en Peaje Dellepiane 2; 302 en Peaje Retiro 1 (Autopista Illia); y 60 en Peaje Retiro 2 (Autopista Illia).

“Desde mediados de octubre están generando energía 648 paneles instalados en los techos de los edificios de Peaje de la Autopista Perito Moreno y de la Autopista Dellepiane”, precisa Pagliotti y cuenta que los 362 módulos restantes, para los edificios del Peaje de la Autopista Illia se instalarán “para fin de este año”.

Lea también: «Se definió el número de Grandes Usuarios que deberán utilizar renovables»

Cuenta el Gerente de Calidad y Medio Ambiente de AUSA que cada panel de LV-Energy tiene una potencia de 260 W, que, multiplicado por los 1.010 paneles, significa una potencia total de 262,6 kW. “Esto equivale a 422.000 kWh de energía solar”, calcula.

Consultado sobre el motivo de estas instalaciones, Pagliotti responde que, “por un lado, es una decisión estratégica con el fin de hacer visible la voluntad de la empresa de apostar fuertemente a la auto-sustentabilidad”.

“Por otro lado, es una inversión a largo plazo pero con disponibilidad inmediata de energía, con repago garantizado, sin costo de transporte ni de distribución, bajo costo de mantenimiento, y que además libera energía de la red pública para el uso de los vecinos”, completa el funcionario.