Ver texto completo de la Ley 27.424 (Descargar).

La normativa, de acuerdo al texto, fija «las condiciones jurídicas y contractuales para la generación de energía eléctrica de origen renovable por parte de usuarios de la red de distribución, para su autoconsumo, con eventual inyección de excedentes a la red», de acuerdo a lo que estípula su articulado.

Ya promulgada por el Poder Ejecutivo, el desafío del sector privado es trabajar en su reglamentación para que los usuarios particulares decidan utilizar equipos de energía limpia para auto-generación.

Entre otros puntos, buscan conseguir financiamiento de los bancos, agilizar el trabajo y la gestión con las distribuidoras, disminuir costos burocráticos y de las conexiones, coordinar gestiones entre las provincias y el Gobierno Nacional, así como garantizar el fondo económico que prevé la normativa (FODIS).

En este sentido, Marcelo Álvarez, presidente de la Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER) se reunió con Sebastián Kind, Subsecretario de Energías Renovables de la Nación para analizar el tema.

“Si se reglamenta adecuadamente se pueden alcanzar 200 MWp en 2 años. Es habitual que errores u omisiones en las reglamentaciones hagan que el proceso sea más lento. Ha pasado en varios países, por ejemplo Brasil, México o Canadá”, explicó el empresario a Energía Estratégica.

¿Se van a adherir las provincias? Sobre este aspecto, Álvarez apuntó que “el decreto reglamentario y la posteriores resoluciones articulen el FODIS para que les sea atractivo y superador del marco ya existente en la provincia (en el caso de las que ya lo tienen)”.

Lea también: «Ley de Generación Distribuida: la propuesta de empresarios sobre su aplicación»

Luego del encuentro, los socios de CADER se reunieron en asamblea para afinar la propuesta que será presentada en los próximos días. Según contaron a este medio, hay expectativas de colaborar con las autoridades en el Decreto Reglamentario, aportando la experiencia de empresas de diversos rubros y tecnologías.

En puntual, las políticas de incentivos para que los usuarios instalen equipamiento que permita producir electricidad serán implementadas a través del Fondo Para la Generación Distribuida de Energías Renovables (FODIS).

El FODIS podrá proveer recursos y otorgar préstamos, subsidios o bonificaciones, así como fijar incentivos a la inyección o bonificaciones para la adquisición de sistemas de generación, o incluso financiar la difusión, investigación y desarrollo relacionadas a las posibles aplicaciones de este tipo de tecnologías.

La ley también contempla la creación de un fondo para el fomento de la industria nacional asociada (FANSIGED), cuyas actividades serán «investigación, diseño, desarrollo, inversión en bienes de capital, producción, certificación y servicios de instalación para la generación distribuida de energía a partir de fuentes renovables».