Durante el miércoles pasado la Secretaría de Energía de la Nación actualizó los precios del corriente mes. Ahora, las refinerías deberán pagar por litro de bioetanol a base de caña de azúcar 9,81 pesos y por el que se realiza a base de maíz, 7,47 pesos.

Las tablas continúan conformando a los industriales, ya que durante octubre pasado se pagó 7,34 pesos por litro del elaborado con cereal y 9,79 pesos por el de caña.

Si bien el aumento fue levemente mayor, se trata del más alto que haya publicado la Secretaría de Energía a partir de la Resolución 1294/2008 para el biocombustible a base de caña, y el mejor precio de los últimos 10 meses que percibieron los bioetanoleros de maíz.

Sin embargo, el tema que continúa inquietando al sector maicero es la Resolución 44, publicada el 16 de septiembre de 2014.

Esta determinó discriminar ambos precios entendiendo que la rentabilidad para los industriales de bioetanol de maíz es mayor que la de los elaboradores en base de caña.

Así, desde octubre del año pasado hasta esta parte los precios para ambos productos han ida variando mes a mes y distanciándose en su cotización. Hoy la diferencia es de casi 2,4 pesos por litro.

El enfado de los industriales del maíz radica en que Secretaría de Energía primero se decidió por instrumentar un aumento en el corte de nafta con bioetanol del 5 al 10 por ciento, medida aplaudida por todo el sector porque promovió mayor asignación de cupo para las empresas.

Para satisfacer la nueva demanda, los maiceros realizaron millonarias inversiones que a las claras les traerían grandes ganancias y es por ello que, después de esta maniobra, se decidió poner en curso la Resolución 44 afectando la rentabilidad de los empresarios.