07 de marzo de 2018

Gastón Fenés

Por Gastón Fenés.
[email protected]
Twitter: @Gastonfenes

Nuevo contrato: el Gobierno negoció postergar inicio de obra del mega parque solar de Jujuy

Se trata del proyecto “Cauchari”, adjudicado en la subasta “Ronda 1” del Programa RenovAr que por contrato en mayo debería inyectar energía el sistema. Sin embargo, luego de varios meses de conversaciones, funcionarios del Ministerio de Energía y directivos de la empresa acordaron postergar la entrada en operación comercial para el 11 de marzo de 2019.

Una nota que lleva la firma de Alejandro Sruoga, Subsecretario de Energía Eléctrica de la Nación, instruye a la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico Mayorista (CAMMESA) a celebrar un nuevo contrato con Cauchari para reprogramar los plazos de construcción del parque solar.

El funcionario ordenó a Cammesa “celebrar las Adendas correspondientes a los Contratos de Abastecimiento oportunamente suscriptos con las empresas referidas, estableciendo la Estación de Seccionamiento Altiplano 345 como punto de interconexión de las Centrales Caucharí I, II y III”.

Lo novedoso de este nuevo contrato que se firmará en los próximos días es el cambio de fecha programada de habilitación comercial: se pasa del 15 de mayo de 2018 al 11 de marzo de 2019, aunque bajo nuevas condiciones. En consecuencia, recién en noviembre comenzaría la instalación de los módulos fotovoltaicos provenientes de China.

En caso que la infraestructura eléctrica tampoco esté lista para ese entonces, Sruoga deja abierta la posibilidad para demorar la generación de energía solar: “treinta días posterior a la efectiva entrada en operación de la estación de seccionamiento”.

La carta fue enviada el lunes 19 de febrero a Julio Bragulat, Vicepresidente de Cammesa, luego que el Ente Regulador de la Electricidad (ENRE) determinara que esa conexión – estación del Altiplano – es la opción conveniente para reguardar el servicio y seguridad del sistema eléctrico.

De esta manera, Cauchari evita el desgaste de los equipos por instalar los equipos sin contar con la capacidad de transporte en alta tensión  – y el costo de realizar las obras a su cargo – mientras el Gobierno evita un litigio por la apelación que recibiría de Cauchari ante una eventual ejecución de las garantías.

Historia del proyecto

En 2016, el proyecto “Cauchari” se quedó con los 300 MW de potencia solar fotovoltaica que el Gobierno Nacional puso en juego durante la primera subasta de energías renovables.

Jemse, la firma que controla el Estado provincial a cargo del emprendimiento, resultó adjudicada comprometiendo el precio más bajo del mercado en ese entonces: US$ 60/MWh con una cláusula de ajuste de 1.7%/año.

Cabe destacar que lo hizo asociada con empresas chinas, encargadas de aportar la tecnología, realizar las obras y aportar el financiamiento.

De acuerdo al contrato, el plazo de ejecución comprometido en 2016 por la firma JEMSE ante Cammesa fue de 480 días corridos, algo más de lo que cerraron otros emprendimientos solares porque se consideraron los 4.200 metros sobre los que se construirá el parque.

De respetarse este convenio original, el 15 de mayo de 2018 la mega-obra fotovoltaica tendría que estar finalizada e inyectando energía limpia a la red.

Sin embargo, tal como adelantó a fines del año pasado Energía Estratégica, el Gobierno consensuó con la compañía postergar la entrada en operación comercial para el 11 marzo de 2019,  fecha en que se supone que estará operativa la Estación Transformadora (EETT) del Altiplano.

“La estación transformadora estaría lista en marzo de 2018”, confía una fuente al tanto del proceso. Sin embargo, hasta no ver avanzadas las obras, Jemse no quiere colocar los sistemas fotovoltaicos para evitar el desgaste de los equipos, valuado en 90 millones de dólares.

Lea también: “Parque Solar Cauchari: reajustan costos, plazos de construcción y planificación técnica”

Esta sería la cifra que pelearía Cauchari en la justicia si el Ministerio de Energía y Minería se dispusiera a ejecutar las garantías por incumplimientos de los plazos. En esos términos fue planteado el tema con los funcionarios.

Si bien en la licitación de 2016 no estaba en vigencia el “Take or Pay” (fue incluido en la ronda 2) – cláusula que obligaría a Cammesa a pagar la energía comprometida por contrato cuando no estén vigentes las líneas de alta tensión proyectadas en cada zona – Cauchari reclamaría daños y perjuicios por instalar paneles sin poder inyectar la energía.

En definitiva, más allá de lo que establece la normativa, se buscó una salida política y negociada aprovechando la afinidad entre el Gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, y los representantes del Gobierno Nacional.

“Resulta pertinente aceptar la solicitud de las empresas con el fin de compatibilizar los plazos de ejecución de las Centrales y de la Estación de Seccionamiento mencionadas”, plantea Sruoga en su nota.

Cabe recordar que esta obra eléctrica fue proyectada durante el Kirchnerismo, en el marco del plan de transporte federal.

Según confían fuentes a Energía Estratégica, Juan José Aranguren, el Ministro de Energía y Minería, aceptó la propuesta de Jemse de prorrogar los plazos de obras. No tanto Sebastián Kind, Subsecretario de Energías Renovables de la Nación, quién al menos en un primer momento no estaba de acuerdo con dar este tipo de señales al mercado: renegociar contratos.

Evitar un nuevo conflicto

Para evitar un nuevo conflicto, la nota que Sruoga envía a Cammesa plantea a Cauchari aceptar las siguientes condiciones:

“a) manifiesten que no tienen nada que reclamar, por cualquier concepto, a CAMMESA y/o al Estado Nacional por las modificaciones instruidas por la presente; y,

  1. b) renuncien, en la forma más amplia de acuerdo con lo permitido por la legislación aplicable, a formular cualquier reclamo y/o demanda ante cualquier fuero o jurisdicción –incluido, pero no limitado a, el arbitraje previsto en las cláusulas 26 de los respectivos Contratos de Abastecimiento celebrados– por daños y perjuicios actuales o futuros por cualquier concepto (incluidos, pero no limitados a, daño emergente, lucro cesante, pérdidas por sobrecostos financieros, pérdidas por degradación de potencia de salida de los módulos fotovoltaicos, gastos por operación y mantenimiento, gastos de vigilancia y aseguración de equipos, etcétera), compensaciones o cualquier otro rubro o concepto, que pudieren derivarse directa o indirectamente de las modificaciones instruidas por la presente.

Características del Parque

Alcanza con ver las estadísticas para entender la importancia que tendrá el parque solar fotovoltaico “Cauchari” para Jujuy: la inversión representa aproximadamente el 10% del PBI, de acuerdo a datos oficiales de 3.000 millones de dólares.

Más allá de este dato, lo cierto es que la energía solar se presenta como una alternativa real para crear fuentes de trabajo, en una zona con escaso desarrollo industrial y donde el Estado es el gran generador de empleo.

Por estos motivos, hay expectativas por los ingresos anuales que dejará el parque en las complicadas arcas fiscales y en el consumo de la región, según el Ministerio de Hacienda, en total, US$ 55 millones.

Claro que, esta torta, se repartirá entre Jemse, la comunidad aborigen que brindó el terreno, los bancos, y las firmas chinas protagonistas de la obra y montaje: Power China & Shangai Electric Power Construction.

Lea también: “Ganadores y perdedores: las provincias que se quedaron con los proyectos”

¿Cómo se cerró el financiamiento?

En principio, para dar comienzo a las obras y certidumbre a sus socios extranjeros, la Provincia emitió un bono por US$ 210 millones con una tasa del 8,625 por ciento.

A pesar de tener déficit fiscal, cosechó más de 120 órdenes, principalmente de fondos de inversión con visión de mediano y largo plazo. Para la elaboración del pliego, fuentes al tanto del tema aseguran que Jujuy consiguió asesoramiento del Ministerio de Finanzas, conducido por Luis “Toto” Caputo. Este fue otro punto que demoró el proceso.

El proyecto, en números

Una vez finalizada, la granja solar vestirá 1.300.000 paneles, alcanzando una potencia de 300 MW, capaz de abastecer a 300.000 hogares. El nivel de radiación solar de la zona es muy alto: + 2,600KWh/m².

Por esto, el emprendimiento está planificado sobre un área de 700 hectáreas, localizada a 4.000 metros de altura, perteneciente a la comunidad aborigen Termas de Tuzgle-Pueblo Atacama de la localidad de Puesto Sey, en la Puna jujeña, aproximadamente a 1.600 Km de Buenos Aires.

Logística del parque

  • El campamento que está en funcionamiento en Cauchari incluye oficinas, comedoras, sanitarias, habitaciones y demás infraestructura básica para el personal.
  • Ya se construyeron 50 km de ruta que permiten el acceso al predio
  • Se espera el ingreso de 40 camiones por día una vez que comience el proceso de montaje.
  • Las empresas de transporte serán jujeñas
  • Serán necesarios 3.500 conteiners para almacenar paneles en el puerto de Atacama, Chile.

Generación de fondos:

  • Ingresos anuales: aproximadamente US$ 55 millones (2800 horas /año)
  • Bajos costos de operación: US$ 7 millones/año
  • PPA con precio fijo: US$ 60/MWh con cláusula de ajuste de 1.7% /año

Lea también: “Los detalles sobre el Parque solar “Cauchari”: ¿se aplicará el take or pay?”

Detalles técnicos

La planta estará formada por 35 subconjuntos denominados Campos Solares (CS) con una potencia nominal instalada de 3.040.000 W (3,04 MW) cada uno.

A su vez, cada uno estará compuesto por 64 inversores cuya potencia nominal es de 47.500 W formado por 512 cadenas de 19 módulos fotovoltaicos (FV) de 330Wp, conformando una potencia total instalada de 100.000.000 W (100 MW).

Contarán con un transformador elevador de tensión con el equipamiento de maniobra y protección para la operación en baja y alta tensión según la reglamentación local y nacional. La tensión alterna entregada por los inversores se elevará a 33 kV para su distribución hacia la subestación.

4 Comentarios

  1. Luis dice:

    A ver, este parque solar es inviable en los términos económicos y financieros que se pactaron originalmente. Eso lo sabia todo el mundo y también se sabía que fue puesto para bajar los precios de adjudicación de la Ronda 1. El gobierno necesitaba dar una señal en este sentido. También necesitaba dar una ayuda a esa provincia tan relegada y conflictos sociales importantes. Lo que finalmente se consiguió con una estrategia de muy mal diseño, es dar una pésima señal internacional, mantener tasas de financiación altísimas por el “riesgo país”, descreimiento del inversor privado que compitió con empresas del Estado sin control, mal administradas y cuyos objetivos son distintos, y además, que todo el país pague un proyecto mal gestado, con verdaderos beneficiarios ocultos detrás de una trama de pésima política energética.

  2. raúl dice:

    Habiendo ofertas por más de 6.000 MW en general y 10 proyectos solares (9 de 100 MW y 1 de 90 MW) compitiendo por subirse a la línea Andes-Cobo, con capacidad para 400 MW, fue un “error” adjudicar 300 MW a una empresa provincial.
    El resultado era previsible. Si querían quedar bien con Morales le hubieran adjudicado un proyecto (100 MW). El Estado Nacional terminará haciéndose cargo de obras que le correspondían al adjudicatario (ya lo hizo), garantizando el financiamiento y finalmente subsidiándo. Muy mala señal.

  3. Alejandro dice:

    JEMSE se escuda en que la ET no avanza, con lo cual requeririan de mayor plazo, pero estamos hablando de la misma ET incluida en la oferta tecnica de JEMSE y magicamente la esta solventado el gobierno nacional!!! Que paguen la multa y hagan lo que observa Raul y le permitan a alguno de los otros oferentes realizar el proyecto. Mas aun, a sabiendas de que los PPP para nuevas lineas no se vislumbran en el horizonte, esto mata la confianza en el mercado. El lugar mas apto, con mejor recurso y capacidad, esta siendo usurpado por politicos incumplidores

  4. Augusto dice:

    Las ofertas de Ronda 2 por proyectos en Caucharí fueron del orden de lo 54,50 USD. Es decir, mucho dinero se ahorraría el Estado con ejecutar contrato, cobrar la multa y re-licitar a valores actuales.

    Recuérdese que a los proyectos de Mendoza se les hizo reajustar su PPA a valores RenovAr 2.

Dejanos tu comentario sobre este artículo