Luego de que la Unión Europea frenó el ingreso de biodiesel, en 2012, los grandes productores locales,  abocados al negocio de exportación, se encontraron con un verdadero problema: perdieron el principal cliente y el 60 por ciento de su capacidad productiva quedó inactiva. En consecuencia, se postergaron las inversiones programadas.

Mediante el afán de girar, aunque sea, parte de la producción que se enviaba a otros países, copada ya por las PyMES por la prioridad que les garantiza la Secretaría de Energía para uso automotor, el Gobierno decidió desgravar el 41 por ciento de impuestos internos al biodiesel  a los fines de nivelarlo en precio frente al gasoil importado. Fue una estrategia para permitir su utilización en las usinas térmicas y reducir las compras de combustibles fósiles del exterior.

Sin embargo, existen trabas para volcar el biocombustible que demoran el proceso. En principio, faltan pruebas que demuestran que la capacidad tecnológica de los motores resiste una tolerancia de biodiesel mayor a la que se venía instrumentando. Además, los propios fabricantes de equipos para generación no reconocen la garantía cuando se utiliza un volumen mayor al previsto durante la adquisición.

Más allá de estos inconvenientes, fuentes de la actividad explican que durante este año se avanzará en la adaptación de las centrales para alcanzar un mayor consumo de biodiesel en 2015. Por lo visto, tampoco se espera un salto exponencial en los próximos meses, aunque se supone que habrá un despegue con el paso del tiempo.

Por otro lado, la contención de la producción de energía eléctrica tiene que ver también con que gran parte del  gasoil importado que se consumió durante este invierno fue encargado  mucho tiempo antes de la desgravación de biodiesel, cuando era mucho más barato. Es otro de los factores que hacen creer en una mayor estimulación para el año 2015.

Mientras tanto, respecto del uso del biocombustible para energía eléctrica, todo indica que 2014 podría ser igual o levemente menor a la del año pasado, la cual llegó a 2,2 GWh. De hecho, según Cammesa, hasta el mes de agosto, se obtuvieron a partir de 1,6 GWh.