“Sin duda nos presentaremos”, responde categórico Luis Galardi, vicepresidente de la Agencia de Inversiones de Neuquén (ADI-NQN), ante la consulta de energiaestrategica.com sobre la participación de la Provincia en la Ronda 2 del Programa RenovAr, anunciada por el ministro de Energía Aranguren para el mes de mayo del año entrante.

“Esperemos que la convocatoria sea abierta. Nosotros creemos que los precios que se han cerrado con los chinos –en las Rondas 1 y 1.5- no son lo suficientemente rentables”, señala con preocupación Galardi.

Es que durante la licitación Ronda 1, Neuquén resultó adjudicataria del parque eólico Los Meandros (75 MW), pero se trata de un proyecto que no estaba en manos del ADI-NQN sino de la firma china Envision Energy, gran ganadora de aquella licitación.

En contraste, la Agencia de Inversiones no tuvo grandes resultado con sus proyectos presentados como socia minoritaria: “Cerro Senillosa”, de 100 MW, “La Americana” y “Picun Leufu”, ambos de 50 MW, un total de 200 MW a desarrollarse en territorios con un factor de capacidad que va del 41 al 50 por ciento, quedaron fuera de la Ronda 1 al no calificar en los requerimientos técnicos. Un desentendimiento en los criterios, según explica Galardi.

Lea también: «Neuquén sin participación en la Ronda 1.5 del Programa RenovAr»

Teniendo la oportunidad de volverse a presentar en la ‘licitación repechaje’ (Ronda 1.5) destinada a proyectos no adjudicados en la primera subasta, decidieron no presentarse dentro de la región Comahue por cuestiones de competitividad. El precio de corte de 59 dólares establecido por la cartera de Energía era demasiado bajo para lo que pretendían los accionistas mayoritarios de los proyectos.

No obstante, la ADI ahora estudia redoblar la apuesta en la Ronda 2. Analiza volver a presentarse con los 200 MW eólicos mencionados y además ofertar tres nuevos proyectos: uno eólico de 75 MW y dos pequeños aprovechamientos hidroeléctricos de 35 MW cada uno.

Otra de las alternativas que barajan desde la Agencia de Inversiones es destinar alguno de aquellos proyectos para el mercado de contratos entre privados, en el marco de la obligatoriedad que impone la Ley 27.191 a los Grandes Usuarios en abastecerse con un 8 por ciento de su consumo con energías renovables.

Para esto, el ADI, al igual que todo el arco de desarrolladores de proyectos, deberán esperar que el Ministerio de Energía y Minería expida una resolución habilitante. En el mejor de los casos podría estar publicada a fines de este mes.

Lea también: «Las asociaciones de empresas de Neuquén que se presentarán con proyectos por 300 MW»

Para Galardi “es una pena” que no se hayan adjudicado proyectos en sobre los nodos Chocón y Piedra del Águila en las licitaciones anteriores. Argumenta que tales puntos “favorecen muchísimo la generación de energía eléctrica y la inyección de potencia en esos puntos no sólo porque la potencia de cortocircuito de esos puntos es muy alta sino por la presencia de los embalses, lo que genera un círculo virtuoso en la generación de energía eléctrica: mientras se abastece la demanda con energía eólica, se aprovecha ese tiempo para llenar los embalses”. Una suerte de acumulación de energía hidroeléctrica.