El proyecto de ley presentado por el Poder Ejecutivo para que los usuarios que utilizan fuentes de energía renovables puedan inyectarla a las redes de distribución de baja y media tensión avanza en la Legislatura.

El presidente del Ente Provincial de Energía de Neuquén (EPEN), Franciso Zambón, explicó ante los diputados de la comisión de Hidrocarburos los detalles de la iniciativa, con la que esperan incentivar el uso de ese tipo de energía y regular las experiencias ya existentes.

Los legisladores se mostraron dispuestos a dar el visto bueno al proyecto, que forma parte del paquete de leyes que envió el gobernador Omar Gutiérrez el 1 de marzo.

El equipo del EPEN explicó tres casos piloto que existen en la provincia con sistemas fotovoltaicos conectados a la red de servicio eléctrico en El Chañar, el hospital de San Martín de los Andes y el casco viejo de Centenario.

Entre los beneficios que traería la ley, mencionaron la reducción de la demanda pico, el alivio térmico al sistema de distribución y la posibilidad de postergar inversiones de capital por aumento de la capacidad.

Para los usuarios se traduciría en una reducción en su facturación. Además apuestan a la generación de conciencia medioambiental, el uso racional de la energía y ofrecen incentivos fiscales, que deberán ser reglamentados.

Mientras que Mariano Mansilla (UNE-FPN) consideró la propuesta como «un paso muy de avanzada» y planteó la necesidad de contar con regulación legal, el diputado Raúl Godoy (PTS-FIT) avaló la iniciativa pero pidió precisiones respecto de los incentivos para evitar «que no se desvirtúe el proyecto y dé lugar a que lo aprovechen grandes emprendimientos». La propuesta seguirá en análisis en la comisión.

En el proyecto se entiende como energías renovables las de tipo solar, eólica, geotérmica, biomasa e hidráulica. Prevé que los usuarios que instalen ese tipo de equipamiento puedan inyectar la energía sobrante que generen a la red de distribución de media y baja tensión.

Fuente: Diario Río Negro.