Las recientes medidas de la administración actual en México causan que las empresas e inversionistas vean con buenos ojos otros mercados, tanto en Latinoamérica (LATAM) como en el resto del mundo. 

Ese es el caso de Negratin, una compañía española con presencia internacional que se dedica a la ingeniería, compras y construcción de plantas fotovoltaicas y que actualmente está presente en España, Chile, México y Japón. 

Para poner en contexto, en Chile alcanza 500 MW instalados, incluyendo una planta termo-solar y la firma del BOS (Balance of System) de otra. Mientras que en territorio norteamericano acumulan alrededor de 200 MW de potencia instalada, todo en sistema fotovoltaico. 

Además tiene proyección en América Latina para “ampliar el mercado geográfico a países como Colombia, Panamá, República Dominicana y Perú”. 

Así lo contó Jorge Yuste Pérez, Country Manager en México y desarrollador de negocios en el propio país, América  Central y el Caribe para la empresa mencionada. 

También analizó los proyectos en la Nación donde se encuentra actualmente: “En México tenemos tres proyectos ya instalados en las entidades federativas de Baja California Sur, Chihuahua y Sonora. Y actualmente estamos finalizando uno en Aguascalientes”, señaló el especialista. 

“En este último caso participamos en la planta fotovoltaica, no así en la interconexión y la subestación. Ahí es donde tiene problema el cliente para avanzar”, agregó. 

Justamente este impedimento se debe a que entre el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) no le entregan al cliente el estudio de instalaciones, por lo cual no puede definir los equipos que debe comprar para la subestación, ni tiene el permiso de interconexión a la red de transmisión. 

Hechos relacionados a las últimas disposiciones de los organismos, como el caso de CENACE de quitar de operación a parte de la generación renovable a fin de asegurar confiabilidad en el sistema, entre otras. 

“Las medidas afectan mucho. Primero con la cancelación en diciembre del año pasado de la cuarta subasta de largo plazo y la cancelación de permisos para generación de energías renovables, prácticamente el mercado está detenido”, aseguró Yuste Pérez.

“El sector está paralizado porque el CENACE tiene orden directa del gobierno de no conceder permisos de interconexión. Como alternativa pide refuerzos de red, que hace que los proyectos pierdan toda la rentabilidad”, comentó. 

En el caso particular de Negratin, dejó una estructura mínima en México para hacer seguimiento de las obras en construcción, además de la captación de ofertas de nuevos proyectos, presentación de ofertas y desarrollo de negocio en el “poco mercado que hay” hoy en día.  

Como consecuencia, Country Manager manifestó que las expectativas en el país “son pocas” y que están «presentado ofertas en los pocos proyectos que se sacaron a licitación, pues se mira más a la región de Centroamérica y el Caribe”.