Naturgy Energy Group tiene presencia en 10 países de la región Latinoamericana. En México, donde es uno de los actores líderes del mercado energético, aporta energías limpias y sostenibles desde hace más de 20 años.

En el sector de generación eléctrica de ese país ya cuenta con una potencia instalada de 2 GW en ciclos combinados y 234 MW en energía eólica.

El grueso de los activos en operación corresponden a la central de Hermosillo (250 MW), la central de Naco Nogales (258 MW), la central de Tuxpan III y IV (1000 MW) y la central de Norte Durango (450 MW). Estas atraviesan el país de norte a sur al estar distribuidas en Sonora, Veracruz y Durango.

Aquella primera apuesta por la producción eléctrica con energía renovable hace referencia a su parque eólico Bií Hioxo, operativo desde 2014 en la ciudad de Juchitán, Estado de Oaxaca. Sin dejar de lado este tipo de alternativas de generación a partir de la cinética del viento, la empresa estaría evaluando ahora también proyectos con tecnología fotovoltaica.

“Tenemos en cartera 450 MW solares”, aseguró una alta fuente de la empresa consultada por Energía Estratégica.

La concreción de esos proyectos en los próximos años le dará continuidad a uno de los objetivos de Naturgy México fijados en su Política de seguridad industrial, seguridad operativa y protección al medio ambiente, donde se propuso “contribuir con la protección del medio ambiente, incluyendo la prevención de la contaminación”.

Aquello fue revalidado por el presidente del grupo, Francisco Reynés, durante su intervención la semana pasada en el Foro Económico Mundial de Davos, donde además llamó a encontrar sinergias entre el sector público y privado para la reducción de emisiones globales.

“Nadie puede ni debe quedarse atrás en este camino que ya hemos iniciado y que nos llevará a tener economías sostenibles en el medio plazo. Las empresas y los gobiernos tenemos la obligación de contribuir de manera inmediata y ágil a la emergencia climática”, sostuvo el ejecutivo.

Sólo a partir de sus proyectos con gas natural, desde la empresa calculan haber contribuido a ahorrar el equivalente a 13.8 millones de toneladas de gases efecto invernadero y otros contaminantes. Con la incorporación de parques solares el impacto favorable aumentará.