Este lunes 27 de mayo, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) presentó un anteproyecto que incluye un nuevo modelo de contrato con el suministrador de servicios básicos y su metodología de contraprestación aplicable a la generación distribuida colectiva.

Ante esto, y para saber la reacción del empresariado mexicano, Energía Estratégica México se contactó con Arturo Duhart, coordinador del Comité de Generación Distribuida de ASOLMEX, quien brindo una primer lectura del anteproyecto.

“Tenemos grandes expectativas como las que tuvimos en su momento con la RES/249/2012. Sí se abren otras posibilidades, como la de tener 2 sistemas solares en el techo y que varios usuarios que sean del mismo predio puedan comprar energía de cualquiera de estos dos”, celebró Duhart.

Es preciso indicar que de aprobarse este anteproyecto, la resolución del 2012 queda sin efecto. En su comparación, el especialista consultado advierte que hay ciertas cosas que cambian y otras, que aun no tienen lugar en la nueva versión, urgen para que estos sistemas distribuidos colectivos crezcan.

“La expectativa del mercado era una regulación que realmente incorpore lo que es generación distribuida colectiva. Aunque quisieramos que en vez de ser a través de un punto de interconexión, sea colectiva en multipuntos de interconexión”.

Estas interconexiones multipunto podrían incrementar las ventas de solar para generación distribuida colectiva al encontrar más facilidades y competitividad en el mercado.

«Si vemos un caso donde se implementó, como ser en California, ese fue un modelo experimentado que detonó las ventas por mucho: puedes instalar donde haya más volumen como ser en supermercados, que tienen más techo del que necesitan. Y así vender energía sin tener que sortear una barrera que es que el usuario puede o quiere una perforación en su techo o disponer todo un espacio propio para paneles”.

Entendiendo que esta nueva iniciativa sigue anclada en que la interconexión debe ser en el mismo predio, no se permitirían conexiones multipunto.

Hay una cláusula que lo impediría. Pero por la forma de la redacción de otras tantas cláusulas pareciera que originalmente esta propuesta fue pensada para que sí se pueda.

«En varios incisos se da a entender que es posible realizar conexiones multipunto. Pero hay uno que bota a todos los demás”, señaló el coordinador del Comité de Generación Distribuida de ASOLMEX.

Este sería el 2.4.1.4 que reza que «Para poder llevar a cabo la asignación de la contraprestación utilizando el régimen de medición neta, se deberán cumplir los siguientes criterios como requisitos indispensables:

  1. La Central Eléctrica del Generador Exento y todos los Centros de Carga de los Beneficiarios deben contar con un Punto de Interconexión Común.
  2. Todos los Centros de Carga de los Beneficiarios asociados a la Central Eléctrica del Generador Exento deberán pertenecer a la misma categoría tarifaria de Suministro Básico. Si por el efecto de la aplicación del presente régimen, los beneficiarios asociados a un mismo Contrato de Contraprestación Colectivo obtienen una disminución en su consumo de energía que conlleve al cambio de categoría tarifaria, esto no será motivo de exclusión del Contrato de Contraprestación Colectivo previamente celebrado.

«En el apartado 2.4.2 de facturación neta es donde parece que pudiera ser en más de un punto. En facturación no importa que dejen abierto este tema porque ya se está transaccionando dinero; debería reverse ese tema en medición neta”, acentuó Duhart.

Como el empresariado insiste en que aún más cláusulas darían a entender que se pueden realizar conexiones multinodo se hará esta consulta puntual a la CRE, o la CONAMER si se debiera también.

«Plantearemos las dudas para verificar si así va a ser. Una vez que estén aclaradas, si no acordamos veremos de realizar un pedido”.

Al mismo se podría agregar una observación clave para la concreción de los proyectos colectivos y es que cuando la resolución RES/249/2012 estaba activa, Comisión Federal de Electricidad (CFE) no la aplicó operativamente y sistematicamente para facilitar los procesos. ¿Por qué?

“Creo que nunca entendieron el concepto. Rebotaban cada nuevo intento. De hecho, si uno se fija cuántos contratos colectivos hay de la del resolución del 2012 deben ser unos 5, si no es que son menos”, consideró el empresario.

Aquello limita mucho lo que sería brindar otro tipo de opciones a los clientes; sin embargo, el balance sobre la nueva iniciativa es positivo, puesto que significa un paso hacia adelante de lo que la resolución del 2012.