Colombia se prepara para una transición importante en materia de vehículos eléctricos. En 2017 comenzó a regir en Colombia el Decreto 1116, que permite la importación de un contingente anual de automóviles eléctricos e híbridos con un arancel de 0% y 5%, respectivamente, hasta el año 2027.

Asimismo desde el Congreso avanzan propuestas que tiendan a promover la tecnología. Una de ellas es la que impulsa el legislador Fabián Díaz, de la Coalición Alternativa Santandereana.

El proyecto establece que la contratación de transporte público masivo en el país priorice la compra de vehículos eléctricos, con el propósito de que en un periodo “no mayor a 20 años”, la totalidad de esta flota funcione mediante este sistema.

En el marco del Taller ‘Movilidad Eléctrica y Sustentable en Latinoamérica: experiencias en la región’ del ‘Observatorio Parlamentario: Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible’ de las Naciones Unidas, Díaz habló con Energía Estratégica Colombia al respecto.

¿Cómo están trabajando desde la legislatura para impulsar la movilidad eléctrica?

En este momento estamos adelantando diferentes iniciativas legislativas, y una de ellas muy importante es la renovación de la flota del parque automotor público en Colombia, con un plazo de 20 años de transición, en donde planteamos que periódicamente apuntemos a renovar la flota con vehículos de cero emisiones de material particulado.

¿Desde qué espacio lo están trabajando?

Lo trabajamos desde la convocatoria de todos los sectores políticos. Esta transformación no puede estar encaminada sobre un solo partido o una sola persona, sino que apuntamos a convergir, ya que se trata de una problemática que nos afecta a todos ya sea a nivel mundial, por el calentamiento global como a nivel local, por las problemáticas que genera la emisión de material particulado.

En Colombia, alrededor de 15.000 personas al año que está muriendo por culpa de enfermedades respiratorias que derivan de ese material particulado.

¿Y cómo se está trabajando al respecto?

Yo soy el autor del proyecto de ley que busca mirar la transición de la tecnología de vehículos de combustión fósil a aquellos con 0 emisiones de material particulado. Ya se radicó el proyecto de ley, ya están asignadas las ponencias y estamos en el trámite de desarrollo audiencias públicas donde se está invitando a los ministerios a participar.

El Ministerio de Hacienda, por ejemplo, está revisando el costo fiscal que tendría esa renovación de las flotas. Uno de los puntos de común acuerdo es que los costos fiscales que tendría el cambio de la transformación de la flota pública se compensaría con una reducción de los costos el sistema de salud que nosotros tenemos.

Es decir, por cada peso que nosotros invirtamos en el mejoramiento de la calidad del aire, se ahorrará dinero en el sistema de salud, que tiene una carga bastante alta debido a los problemas que generan los vehículos de combustión interna, especialmente el transporte público.

Lea también: «Planes en marcha: las líneas de crédito que ofrecen los bancos colombianos para la adquisición de vehículos eléctricos»

¿Entonces hay apoyo del poder ejecutivo para poder avanzar en la iniciativa?

Una de las estrategias precisamente que se han trazado en la vinculación de las diferentes bancadas en el Congreso nos permite tener acercamientos con el gobierno, porque estamos teniendo en cuenta el Centro Democrático, se están teniendo en cuenta las bancadas alternativas que se han declarado como las fuerzas de oposición, y ellos han estado acompañando el proyecto de ley.

Eso nos permite un buen camino para que esta propuesta finalmente se transforme en proyecto de la República.

¿Y cuál es la estrategia que se están proponiendo de cara al 2040?

Nuestra meta de cara a los próximos 20 años tiene que ver con transformar el parque automotor público.

A su vez, se están desarrollando proyectos que buscan incentivar la compra de vehículos en el sector privado a los ciudadanos.

Eso es un avance sobre el que se está trabajando con las diferentes bancadas para tener una legislatura acorde a la realidad de nuestro país y los retos que afronta el planeta.

Hay ejemplos de países que tienen planificado al 2050 cambiar toda su flota y nosotros en nuestro país tenemos que ir paso a paso. Entonces, en principio, nos proponemos un recambio en el parque automotor público para futuro ir haciendo una transición virtuosa.