“Hoy las energías renovables no necesitan subsidios para desarrollarse”, subrayó Maximiliano Morrone, Director Nacional de Promoción de Energías Renovables del Ministerio de Energía y Minería de la Nación, ayer, en un seminario sobre bioenergía organizado por la Embajada de Bélgica y la Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER).

Ante un auditorio conformado por unos 30 actores del mercado de la biomasa y biogás en la Argentina, el funcionario se comprometió: “la política de desarrollos de bioenergía va a continuar en el Ministerio”, destacando el esfuerzo de la cartera que preside Juan José Aranguren “alentando” a privados a que participen en licitación Ronda 2 del Programa RenvoAr.

Según Morrone este acompañamiento tuvo como resultado las 56 ofertas por 263 MW que se presentaron: 20 de biomasa –por 188 MW, cuyo cupo a licitar es por 100 MW-; 32 de biogás – por 60 MW, donde se subastan 35 MW-; y 4 de biogás de rellenos sanitarios – por 15 MW, donde se licita la misma potencia-.

La cifra si bien no es abultada, sobre todo si es comparada con tecnologías como la eólica y solar, supera ampliamente a las ofertas de la Ronda 1.0, donde se habían presentado proyectos por 53,1 MW y se terminaron adjudicando 8 por 24 MW, entre los cuales algunos ya están operativos y otros en construcción (ver aparte).

Sobre esto también hizo hincapié el funcionario. Mencionó que los precios de biogás que se cosechen en esta licitación, de 160 dólares por MWh más incentivos, encarecerán los costos de la energía, sobre todo si se la compara con la solar, donde, según el funcionario, se espera que los 450 MW que se adjudiquen estén por debajo de los 50 dólares por MWh.

Lea también: «Bioenergías: reconocen más ofertas pero aseguran que existe mayor potencial»

“Hay una diferencia de costos sustanciosa que quitaría competitividad a la matriz energética, pero a pesar de eso creemos que una componente de desarrollo de proyectos de biogás es lógica”, expresó Morrone.

No obstante, se esperanzó con que a partir de estos desarrollos comience a dar sus primeros pasos la industria, lo cual permitirá costos más bajos a futuro. “Soy optimista con el desarrollo de las bioenergías pero a la vez quiero ser prudente”, remarcó y apuntó: “vamos siempre a hacerlo vías un proceso competitivo y transparente”.

Por su parte, los industriales del rubro aseguran que es el desarrollo de plantas de biomasa y biogás generan la creación de empleo a nivel regional, aprovechar el desarrollo de la cadena de valor ago-industrial o agro-energética, así como potencia firme para el Sistema Interconectado Nacional (SIN) y el desarrollo de tecnología local, entre otros beneficios que no se encuentran en tecnologías como la eólica y la solar.

Bioenergía destinada como energía térmica

Por otra parte, el Director Nacional de Promoción de Energías Renovables contó que en estos momentos “el gran desafío” del Ministerio es que se empiece a utilizar la biomasa y el biogás con fines térmicos, para reemplazos de combustibles.

Para ello, destacó el trabajo que están realizando con PROBIOMASA, identificando costos de esta tecnología para posibles desarrollos. Además, destacó la labor técnica que están estudiando junto al CEARE.

Lea también: «Autoridades y empresarios analizan regular uso de biomasa como energía térmica»

Con respecto a ello, Miguel Almada, director de Agroenergía del Ministerio de Agroindustria de la Nación y referente de PROBIOMASA, explicó que están Mesa de Trabajo de Biomasa dedicada a la generación térmica, que convoca a diversos actores para encontrar los mecanismos más idóneos.

El funcionario señaló que se puede explotar entre 5 y 6 veces más la utilización de biomasa con fines energéticos de la que se aprovecha actualmente e indicó que están trabajando con un conjunto de 12 provincias para brindar información sobre dónde se ubica el recurso biomásico de cada jurisdicción, lo cual permitirá inversiones en ese sentido.