El Senado no tuvo dudas en aprobar la propuesta que establece una serie de mecanismos financieros con vistas a favorecer la llegada de capitales para estimular las energías alternativas. Se aprobó con 58 votos a favor y 4 en contra (del frente UNEN). Fue tanto por el apoyo expreso del oficialismo como por el convencimiento de la oposición que se logró este resultado.

Sin embargo, en la cámara de diputados la pelea es más dura. Hay diversas fuerzas y bloques, con visiones distintas. No obstante, mientras el Frente para la Victoria (FPV) no ofrezca reparos, el proyecto saldría sin cambios. Ahora bien, en caso de que haya objeciones en su articulado, fuentes que conocen de los movimientos de la iniciativa, señalan que sería necesario que vuelva a senadores, con todos los riesgos que ello implica.

¿Saldría en 2015? El temor es que los diputados intenten ajustar algún punto y que en consecuencia el proyecto se demore hasta el próximo período legislativo. El hecho de que sea un año electoral no es menor. La gran mayoría de los funcionarios están concentrados en la campaña o en asuntos generales que hacen a la economía en su conjunto.

Tal como quedó demostrado en los últimos años, las energías renovables, si bien por lo general son bien recibidas, caen bien o “son cool” (como le gusta decir a Cristina Kirchner), lo cierto es que no son prioridad para ninguna de las fuerzas políticas. No tienen un lugar predominante en los discursos, mucho menos en las plataformas. Incluso para el Gobierno, que empuja el texto de Guinle, y podría estar interesado en buscar respuestas para salir de la grave crisis energética.

Según confirmaron allegados a Marcelo Guinle, aún no hay nueva audiencia de asesores prevista en la Comisión de Energía y Combustibles. Recién se están interiorizando en la materia. “Se nota el desconocimiento de los asesores de los legisladores”, contó a este medio Marcelo Alvarez, presidente de la Cámara Argentina de Energías Renovables (CADER) quien participó de la primera reunión en el Congreso.

Los más interesados

Las empresas que comercializan aerogeneradores y otros insumos para la energía eólica están a la expectativa de la sanción de la ley, ya que con los 113 dólares el MWh que pagaría Cammesa, la empresa que administra el mercado mayorista de energía, se daría impulso a la construcción de modernos parques, tanto en la Patagonia, que tiene los mejores vientos, como en la Provincia de Buenos Aires, San Juan o La Rioja.

Perspectivas del resto de las energías

Las empresas de energía solar y Biomasa, en cambio, aspiran a concretar proyectos gracias a la obligación que tienen los Grandes Usuarios de utilizar un 8 por ciento de energía renovable. Podrían optar por paneles solares o centrales de biogás.