El lunes de la semana pasada, el Ministerio de Energía y Minería de la Nación publicó en Boletín Oficial resoluciones –87E/201788E/2017 y 89E/2017– que anulan acuerdos para el montaje de tres nuevas plantas de bioetanol de maíz, en el marco del Régimen de Promoción para la Producción de Bioetanol.

Se trata, por un lado, de Bahía Energías Renovables S.A., a la que se le asignó en febrero de 2014 un cupo de 100.000 m3 anuales. La industria se iba a montar en Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires.

Por otro, Biosanfe S.A., que tenía un acuerdo similar a la de la primera firma mencionada: un cupo anual de 100.000 m3 de elaboración de bioetanol de maíz, desde febrero de 2014. Según lo declarado, la planta se iba a construir en la localidad santafecina de Alcorta.

Por último, Balba Bio Energías, que desde marzo de 2015 le fue concedido un cupo de elaboración anual de 105.000 m3 de este biocombustible a base de maíz para una planta a montarse en Junín, provincia de Buenos Aires.

En suma, el Gobierno canceló los 305.000 m3 anuales que hubiere asignado “por falta de cumplimiento”. “La Autoridad de Aplicación ha podido cotejar la inexistencia de obra de construcción alguna de la cual pueda inferirse que se haya dado comienzo con la ejecución de un proyecto de elaboración de bioetanol”, afirman cada una de las tres resoluciones sobre las respectivas plantas.

Lea también: «La industria del bioetanol espera medidas del Gobierno para desembolsar U$S 500 millones»

Ahora, industriales del sector bioetanolero especulan con que estas medidas puedan favorecer a las plantas existentes, para ampliar su capacidad, o bien dar lugar a nuevos proyectos. Según pudo saber Energía Estratégica, hay varias carpetas presentadas en el Ministerio de Energía y Minería para el avance de nuevas plantas de bioetanol de maíz.

“Es positivo que se esté poniendo en orden el tema de los cupos para poder encarar futuras inversiones en el desarrollo del sector”, opinó en esa misma línea Patrick Adam, Director Ejecutivo de la Cámara de Bioetanol de Maíz (Biomaiz), tras ser consultado por este medio.

Según el empresario, de motorizarse un salto de corte de bioetanol en naftas –hoy del 12 por ciento-, tan anunciado por distintos funcionarios, la industria está dispuesta a invertir “hasta 500 millones de dólares en el corto y mediano plazo”.

No obstante, cabe destacar que las plantas actuales de bioetanol de maíz están trabajando al 90 por ciento de su capacidad operativa, y las de caña de azúcar funcionan en niveles similares. Es decir que con el aumento creciente del consumo vehicular, sin hablar de nuevos cortes en naftas, la industria bioetanolera deberá ampliarse.

Según Adam, una nueva planta de bioetanol de maíz podría montarse en aproximadamente 2 años, y la ampliación de alguna de las 5 existentes demorarían un año y medio.

Cabe destacar que no es la primera vez que la cartera de Energía y Minería da de baja un proyecto de bioetanol. Una de las últimas experiencias se dio en noviembre del año pasado, donde, por el mismo motivo que a las tres plantas mencionadas, se canceló el acuerdo para el montaje de ‘Bioterai S.A.’, industria a la que se le habían asignado 121.000 m3 de bioetanol de maíz anual.