El Ministerio encabezado por Juan José Aranguren benefició a industriales del biocombustible avocados al mercado interno estableciendo que, durante el corriente mes, las refinerías deberán pagar por el biodiesel un 2,9 por ciento más que el mes pasado, por el bioetanol de maíz 8,2 por ciento y para el elaborado con caña de azúcar un 11,25 por ciento más.

En concreto, el comburente a base de soja pasa a cotizar de 11.682 pesos la tonelada en abril a 12.020 pesos para la mediana empresa. Para la pequeña empresa el salto es de 11.819 a 12.163 pesos la tonelada.

En lo concerniente al bioetanol, el precio del litro del biocombustible a base de maíz creció de 10,37 pesos a 11,29. El de caña de azúcar saltó de los 11 pesos a 12,45 pesos por litro.

Tales números mejoran la situación de los productores, que solicitaban al Gobierno nacional una mejora en los precios dada la creciente inflación, el aumento del dólar y la suba en el precio de los commodities.

No obstante, un sector que no ve positivo la publicación de nuevas tablas es el sector exportador del biodiesel, ya que las retenciones continúan en aumento. Este mes las alícuotas de derechos de exportación subieron del 3,65 al 3,96 por ciento.

Dado el cuadro internacional de precios bajos del barril de crudo y el cierre del mercado europeo,  exportadores de biodiesel no sólo exigen una reducción de las retenciones al 0 por ciento fija, tal como sucede en otras esferas de la producción, sino que continúan solicitando una modificación en la periodicidad de la publicación de las retenciones. Plantean que el ritmo de las alícuotas deje de ser mensual y pase a variar en un plazo mínimo de 3 meses, de acuerdo con el cierre de los contratos de embarcaciones del biocombustible.