¿Qué potencial identifican para minihidro?

El potencial de Argentina para minihidro es enorme. Y las posibilidades de crecimiento no se encuentran sólo en la construcción de centrales nuevas sino también en la posibilidad de reflotar centrales fuera de funcionamiento o muy antiguas que necesitan mejoras.  Es una fuente renovable de energía de base, esto quiere decir que produce todos los días del año las 24 horas, y eso es muy importante para el sistema. Nosotros esperamos un poco dar el puntapié para que eso suceda. Ya hay provincias e inversionistas interesados, entre ellos un inversor extranjero que hemos invitado que está buscando oportunidades de negocios en el país.

¿Qué es lo que plantean los inversores para avanzar con proyectos en Argentina? 

Con el Programa RenovAr veníamos bien, la base estaba dada. Aunque ahora un poco se frenó un poco todo movimiento del mercado por el tema financiación, pero no descartamos poder cerrar algún contrato a nivel provincial con algún inversor nacional o extranjero, si se estabiliza un poco la situación económica.

¿Qué considera que se podría mejorar en el programa RenovAr? 

Principalmente se deberían separar las convocatorias para desarrollar minihidro de las convocatorias para renovables no convencionales, puesto que estudiar un proyecto de generación con tecnologías como solar y eólica es relativamente rápido en comparación con el trabajo previo a realizar para proyectos de minihidroeléctricas.

En tecnología hidro no se puede presentar una buena oferta en tiempos tan cortos. En solar, por ejemplo, podríamos decir que al hacer un estudio del lugar se toman las mediciones y cuando los paneles llegan al lugar estos ya se pueden instalar; en cambio, hacer un estudio para minihidro requiere mucho más trabajo de estudio de terreno, ir al lugar, ver la topografía y diseñar una turbina específica para ese lugar lleva mucho más tiempo, por lo que sería necesario contar con un mayor plazo desde que se lanza la licitación hasta el momento de presentar la oferta.

Desde el punto de vista técnico ¿se necesitaría regulación específica para mini-hidroeléctricas? 

No. Hay suficiente experiencia. La gente que se presentó está trabajando, principalmente la gente de Nexo que compró las turbinas a Logos Energía, y están en plena construcción de la central.

¿Las provincias están trabajando en algún marco regulatorio propio? ¿Hay iniciativas para desarrollar proyectos renovables por fuera del Gobierno nacional? 

Sí, principalmente Mendoza tiene muy desarrollado este tema con EMESA, considero que ellos ya están capacitados para impulsar proyectos por cuenta propia. Otras provincias también estarían avanzando en esto, como Río Negro y Neuquén.

Desde Logos energía ¿qué objetivos tienen en el mercado? 

Queremos que se atienda el desarrollo de minihidroeléctricas tanto para centrales nuevas como para la recuperación de centrales abandonadas. Consideramos que hay un gran potencial en Argentina para el desarrollo y hay gente interesada en invertir en estos proyectos, obviamente bajo las actuales circunstancias es un poco difícil pero siempre apostamos al futuro.

¿Cómo evalúa el evento? 

El evento fue muy positivo. Tuvimos algo más de 100 inscriptos y en las primeras horas superamos los 80 asistentes. Las devoluciones que recibimos fueron positivas, la gente nos transmitió estar conforme con los temas que se han tratado.

Creo que este tipo de iniciativas le van a dar un poco de empuje a las minicentrales hidroeléctrica en el país.