En términos generales, el mercado mexicano se ha ido desarrollado de una manera eficiente y competitiva, atendiendo a las regulaciones del mercado durante los últimos años.

“La capacidad instalada ha estado creciendo (…) tomando la energía eólica y solar juntas, México lideró en América Latina en las proyecciones de nueva capacidad proveniente de estas tecnologías”, introdujo James Ellis, jefe de Investigación Latinoamericana de Bloomberg New Energy Finance durante un webinar que brindó ayer martes 14 de abril.

Para el experto la curva de crecimiento agradece en gran medida a las subastas públicas a largo plazo donde se adjudicaron más de 7500 MW de generación limpia casi en su totalidad.

¿Cuánta más energía renovable incorporará este país? Aun faltan cifras precisas oficiales a la fecha, pero no hay dudas de que México necesite más participación de las energías renovables en la matriz energética nacional para cumplir su compromiso de generar al menos un 35% de energías limpias al 2024.

Para lograrlo, hay quienes indican que sería oportuno que se continúen convocando a este tipo de subastas donde las energías renovables como eólica y solar demuestran ser de las tecnologías de generación más competitivas.

Es preciso recordar que la primera subasta a largo plazo, convocada en noviembre de 2015 y adjudicada en marzo de 2016, tuvo en su fallo final 2085 MW totales a instalar a partir de 18 ofertas ganadoras; de las cuales, 12 fueron de tecnología solar fotovoltaica y 6 eólicas.

La segunda subasta fue la que más ofertas adjudicadas conquistó: 56 en total, con una capacidad de 2871 MW. Esta edición, convocada en abril de 2016 y con fallo definitivo en el mes de septiembre del mismo año, ofreció un mix de tecnologías. Además de la eólica y solar, también fueron ganadoras 13 ofertas provenientes de proyectos de ciclo combinado, geotermia e hidroeléctrica.

Por el momento, la tercer subasta convocada fue la última edición que tuvo adjudicados en este tipo de mecanismo. Si bien se confirmaron menos cantidad de ofertas que en el procesos previos, la escala de los proyectos habría sido mayor; lo que llevó a reservar 2562MW de capacidad principalmente para energías renovables: 9 solares, 6 eólicas y 1 restante de turbogás.

“Las subastas impulsaron mucho el crecimiento de la energía solar en México. Hay que recordar que antes del 2013 prácticamente no habían desarrollos de energía solar. México tiene unas características que lo hacen muy atractivo: en el 85% del territorio nacional hay una radiación óptima”, consideró Israel Hurtado, secretario ejecutivo de la Asociación Mexicana de Energía Solar (ASOLMEX).

Como alternativa a las subastas que fueron canceladas y confirmaban desarrollos para proyectos de gran escala, otros mecanismos y segmentos pudieron crecer y madurar en estos últimos dos años según comentó el secretario ejecutivo de ASOLMEX durante un webinar también desarrollado el día de ayer (14 de abril del 2020).

“El tema de las subastas ciertamente fue un gran impulso (…) Todavía hay espacio y proyectos prácticamente listos para construirse, que incluso se quedaron en la lista de espera de la última subasta. Pero hay otros mecanismos para seguir desarrollando la energía solar en México más allá de subastas: el mercado eléctrico mayorista, merchant y PPA privados”.

Y concluyó: “el crecimiento de la demanda en México es del 3% anual, es un crecimiento que merece un buen desarrollo de proyectos y creemos que la energía solar es en parte la respuesta para atender a la nueva demanda”.