En cumplimiento del Artículo 51 de la constitución de Tabasco se presentó ayer el primer informe de Gobierno de aquella entidad federativa. 

Allí asistió la secretaria de Energía del Gobierno federal, Ing. Norma Rocío Nahle García, en representación del presidente de la República Andrés Manuel López Obrador. Uno de los temas de amplio desarrollo fue el estado de situación del sector energético de la jurisdicción. 

En el Congreso del Estado de Tabasco dos principales proyectos fueron abordados: la refinería Dos Bocas y la central de ciclo combinado Puerto Frontera. 

“Tabasco está destinado a cosas mucho mejores. No es nada más la realidad de la refinería, no es nada más la reactivación de la industria petrolera en Tabasco; es aprovechar la riqueza energética y petrolera del estado para poco a poco ir sembrando progreso”, puntualizó Adán Augusto López, gobernador de Tabasco. 

Las nuevas tecnologías de generación fueron las grandes ausentes en el acto protocolar. Sin embargo, el primer informe presentado señala que su Secretaría para el desarrollo energético (SEDENER), a través de la implementación del Programa Sectorial del Desarrollo energético y de Energías Renovables 2019-2024, establece objetivos, estrategias, líneas de acción e indicadores enfocados a fomentar el uso y aprovechamiento de energías limpias y renovables promoviendo la perspectiva de género en las actividades.

Entre ellas, resalta fomentar la investigación científica del sector a través de instituciones como el Centro de Tecnología Avanzada (CIATEQ) o el laboratorio de Energías Renovables y Mediciones Estratégicas Regionales de la UJAT (LERMER), y la inclusión en su programa presupuestario la entrega e instalación de paneles solares para el mejoramiento de viviendas en su jurisdicción. 

Al respecto, Luis Zuñiga, presidente de Coparmex Tabasco en conversación con este medio, resaltó que “Tabasco tiene un enorme potencial en energías solar”. 

El empresario además puso a consideración que entre otras centrales de generación limpia y renovable que pueden trabajarse en esta entidad federativa resalta la hidroeléctrica. 

«Tabasco tiene el 35% de agua dulce de todo el país», advirtió Zuñiga. Por lo que un aprovechamiento del mismo sería fundamental no solo para cubrir la demanda con potencia firme sino también para apoyar la transición energética de la matriz.

No obstante, lejos de pensar que se trata de una puja entre una u otra fuente de generación, el empresario privilegió referirse a la bondad de la multiplicidad de proyectos que sirven para consolidar el desarrollo económico y atraer mayores inversiones y trabajo en aquel Estado.