La iniciativa Solar Payback lleva años impulsando en Sudáfrica, India, México y Brasil el uso del Calor Solar para Procesos Industriales (SHIP, por sus siglas en inglés). De acuerdo con su publicación «Estudio del mercado SHIP en México», los horizontes de desarrollo son enormes en este país latinoamericano.

«El potencial anual de energía solar que puede ser captado por colectores solares oscila entre 4,115.44 y 4,390.95 kWh/m2», cita el documento.

Entre los sectores donde urgiría su implementación, Solar Payback destacaría al industrial: «la demanda de calor es mayor a la demanda de electricidad en el sector industrial de México», aseguran.

En linea con esto, Angélica Quiñones, presidente de la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES) indicó que «México es uno de los países que más ha trabajado con calor solar (…) esto va en crecimiento exponencial. Vemos dos anomalías -llamadas así en estadística– en 2009 y 2016, que nos hablan de un brinco de crecimiento en calor solar porque se instalaron proyectos que fueron más allá de la superficie instalada habitual en 130 metros cuadrados a ser proyectos emblema de unos 6000 metros cuadrados».

Respecto a los casos de éxito, Kira Potowski, gerente del Departamento de Comercio e Inversiones de la Cámara Mexicano-Alemana de Comercio e Industria (CAMEXA), repasó algunos como los instalados en la Minera la Parreña (proveedor: Jorgensen), la Tequilera José Cuervo (proveedor: Inventive Power) y Unilever (proveedor: Citrus).

La tercera edición del Solar Asset Management México será en octubre y con un formato novedoso

Por su parte, Angélica Quiñones agregó que para que la implementación de tecnologías de calor solar sean un éxito en el sector industria, este «debe cambiar su estilo de consumo y también hacer conciencia de sus procesos».

«Estas tecnologías les serán más redituables y más fáciles de acceder a los industriales, en tanto ellos vuelvan sus procesos más eficientes. Es una cuestión de cambiar nuestra manera de pensar», señaló la titular de ANES.

Desde los años setenta México cuenta con empresas dedicadas a cubrir la demanda de calor con estas tecnologías. No obstante, en la actualidad, de los 76 proveedores a nivel mundial relevados desde Solar Payback, sólo 46 empresas destacarían como fabricantes, proveedores e integradores completos en el mercado SHIP; en este mercado serían solo tres: Heliocol, Inventive Power y Módulo Solar.

«En México se trabajan colectores planos, de cilindro parabólicos y de tubos evacuados. Ahora bien, los números en la gráfica quieren indicar la cantidad de proveedores que a su vez fabrican su propio colector. El resto de las empresas, que son 30 en el mundo, solo son proveedores y no fabrican su propio colector, se lo compran a alguien más. En México, existen tres empresas que no son solo proveedores sino que también fabrican su propio colector solar; es decir, es tecnología Hecha en México para usar la energía solar procesos industriales a lo largo y ancho del país», precisó Marisol Oropeza, estratega de negocios y marketing en matters y Network Partner de Solrico.

¿Cómo saber dónde están estas empresas? La referente de Solrico señaló que junto a Solar Payback elaboraron un mapa mundial que se actualiza anualmente en base a encuestas que identifican a proveedores de esta tecnología. El mismo puede ser consultado en linea siguiendo el siguiente enlace: https://www.solar-payback.com/proveedores

Proveedores SHIP. Gráfico: Solar Payback

Venta de calor 

Una problemática que advirtieron las expertas es que México no se cuenta con un mecanismo que desde el Gobierno federal impulse la incorporación de esta tecnología en las industrias. Y aunque, si bien el sector podría crecer sin necesidad de «subsidios» u «obligatoriedad», unas subastas dirigidas podrían ayudar a que nuevos jugadores se sumen al negocio y se forme un mercado más competitivo.

Entre las conclusiones del Estudio del mercado SHIP en México: «Es necesario definir metas, programas, mecanismos e indicadores enfocados al consumo de energía térmica (calor), así como a la generación de energía 100% limpia a través de tecnologías termosolares para cubrir la demanda térmica de la industria».

Angélica Quiñones, presidente de la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES) sumó a aquella lectura que: «Tenemos que llegar a la venta de calor que es un tema que también tiene oportunidad. En las subastas no estuvo integrado, en principio porque en la ley de Transición Energética el calor solar no fue contemplado; incluso, el dimensionamiento del potencial solar sólo se hizo sobre radiación global y no sobre radiación directa, que es la que se utiliza para solar térmica».

Y concluyó «tenemos que seguir insistiendo en que se genere la información para luego dar el pazo hacia la venta de calor, que no ha estado considerada».