A partir del 2018, Grandes Usuarios del Mercado Eléctrico Mayorista, con demandas a partir de 300 kW, -unos 2.070, según el último informe oficial (DESCARGAR)- deberán consumir como mínimo un 8 por ciento de energías renovables, según fija la Ley 27.191.

A diferencias de toda la demanda de energía eléctrica, éstos usuarios, por la envergadura de su consumo, tendrán la posibilidad por defecto de comprarle la energía a CAMMESA, a través de Compras Conjuntas, generar un contrato con el sector privado o bien auto-generársela.

Según estimaciones estatales, de acuerdo a la fecha de contratos de energías renovables celebrados y plazos de ejecución de obra comprometidos por los contratistas, de enero a mayo del 2018 el precio para los que se queden en las Compras Conjuntas será de 144 dólares por MWh, valor que irá bajando a 103 dólares por MWh para diciembre.

El precio parece alto pero irá cayendo con el paso de los años, a medida que entren en operaciones centrales que han cerrado contratos a precios más bajos –eólicos y solares-; no obstante, recién en 2020 CAMMESA podrá trasladar un 8 por ciento de energías limpias a privados, mientras tanto no hay oferta.

Se calcula que en 2018 el Estado sólo podrá vender energía renovable a Grandes Usuarios en un 1 por ciento, calculada por sobre la generación total de energía, es decir que el costo de consumir energías limpias para quienes se queden en las Compras Conjuntas no será alto.

No obstante a ello, desde el mercado privado ya están ofreciendo a grandes consumidores de energía precios y contratos muy atractivos.

Lea también: «Cervieri: “El mercado se manejará más entre los privados luego de la ronda 3”»

En diálogo con Energía Estratégica, Juan Bosch, abogado especialista en energías renovables y presidente de Saesa, asegura que hoy día ya hay tratativas por contratos por debajo de los 70 dólares por MWh, para empresas que pueden dar garantías por sus flujos financieros, a plazos por menos de 10 años.

Una vez que los parques de las rondas 1 y 1.5 estén operativos, se calcula que el precio en general que pagará el Estado por la energía renovable rondará los 73 dólares por MWh, pero por cargos a la Compra Conjunta se elevará a entre 85 y 90 dólares por MWh.

Pero Bosch redobla la apuesta y explica que estos precios inclusive son más bajos que el precio monómico por el que vende la energía CAMMESA a Grandes Usuarios, el cual gira en torno a los 70 dólares por MWh.

“El 2018 será el año del Mercado a Término, porque los consumidores libres tienen información suficiente, a medida que se elaboran informes de CAMMESA y se transparenta el costo real, para salirse de las Compras Conjuntas e ir a mecanismos más competitivos”, asegura el especialista.