Según indicaron fuentes cercanas a la central solar, durante la madrugada del jueves 23 de agosto el fuerte viento Zonda voló aproximadamente 2.000 paneles solares – que suman 0.65 MW de potencia – que estaban pre-ensamblados, es decir, que todavía no estaban anclados.

Esto significa que los módulos estaban alineados arriba de los trackers – tecnología Convert – pero sin el par de apriete de la llave dinamométrica.

El video, que fue viralizado tras la publicación de este portal de noticias, muestra los paneles en destrucción que estaban premontados en el sector 12.

Esa fue la zona dañada por las fuertes ráfagas, pero según explicaron fuentes al tanto del tema, el parque está dividido en 18 sectores, que en total implican 295.980 módulos fotovoltaicos.

Luego de la publicación, desde Sterling and Wilson, la compañía multinacional abocada a la construcción e ingeniería (EPC) solicitaron a Energía Estratégica difundir la siguiente versión de los hechos.

“La instalación del rastreador y el módulo estaba en marcha y queríamos que todos los trabajadores abandonaran el sitio de construcción inmediatamente por su seguridad y bienestar”, señalaron.

Transcurrido el hecho, el epecista aclaró que se ha “comenzado la construcción desde que el viento ha disminuido”.

Energía Estratégica consultó a Jinko Solar antes y después de la publicación de los artículos que grafican el hecho ocurrido la semana pasada pero desde la compañía no quisieron dar declaraciones oficiales. En breve emitirán un comunicado de prensa para dar su versión del hecho.

En declaraciones con el diario El Cronista, Hernán Tálamo, country manager de Jinko, explicó que «se trató de un descuido de la gente que hace el montaje, dado que los paneles estaban pre-ensamblados y faltaba hacer el torque (fijación final)».

Siguiendo la idea aclaró que «de ninguna manera este incidente pone en riesgo la continuidad del proyecto. Los paneles están diseñados para soportar ráfagas de viento y, de hecho, sectores linderos donde estaban bien fijados no se voló ninguno».

Y respecto de los estudios de viento, Talamo refutó que “la ubicación del parque solar es óptima y está contemplada la presencia del viento zonda. Sino, no nos hubieran aprobado el proyecto para ser financiado por el BID», aseguró.

Sobre el emprendimiento

Este proyecto pertenece al área de Generación de Jinko Solar, el principal fabricante de paneles solares a nivel mundial, uno de los 30 ganadores de la licitación realizada por el Ministerio de Energía y Minería de la Nación para la producción de energía solar en el marco del programa RenovAR, en la Ronda 1.5, lanzada en 2016.

La primera etapa previó 100 millones de dólares de inversión con financiamiento del BID pero ya se estaban planificando ampliaciones con dos proyectos más que iban a sumar 200 MW a los 80 ya adjudicados.

El Proyecto es de propiedad de “Cordillera Solar I S.A”, entidad de propiedad indirecta de JinkoSolar Holding Co., Ltd. (el “Patrocinador” o “JinkoSolar”).

El Prestatario firmó un contrato de compraventa de energía a 20 años con la Compañía Administradora del Mercado Eléctrico Mayorista (CAMMESA) a través de la subestación de Bauchaceta, de 132 kV, situada cerca de la población de Las Flores, departamento de Iglesia, San Juan, Argentina.

El Contrato de Compraventa de Energía se adjudicó al Prestatario tras un proceso de licitación al precio de US$54,10/MWh.